La ciudad
Domingo 07 de Agosto de 2016

Sirenas, música y el pedido de justicia para honrar a los muertos de Salta 2141

En un escenario montado sobre la cuadra de la tragedia, las familias de las 22 víctimas se unieron en un reclamo: "Fuera Litoral Gas de Rosario".

A las 9.38, la hora en que el edificio de Salta 2141 explotaba, las sirenas sonaron, y en medio de ese sonido tan ensordecedor como desolador los rostros de familiares y vecinos quedaron detrás de los carteles donde dejaron plasmado por tercer año su pedido a gritos de Justicia. La cadena de responsabilidades, de la empresa Litoral Gas y del Estado, el estado de la causa y la insistencia en la expropiación del terreno estuvieron presentes en los discursos de los familiares, pero también el recuerdo de "las voces, los colores, los sueños, los placeres" de las 22 víctimas fatales, que ayer se honraron una vez más.
Escenario, y altar al mismo tiempo, los familiares plantearon este aniversario como una jornada de memoria y justicia, e hicieron hincapié en las responsabilidades que permitieron que una tragedia evitable se llevara 22 vidas.
"Este es un homenaje a aquellos que pagaron con la vida la negligencia, de impericia, de irresponsabilidad, la corrupción y el egoísmo de otros", planteó desde ese escenario Eleonora López. La causa, donde hay 11 procesados, llegará el año próximo a juicio oral, aunque aún no hay fecha prevista para que ese proceso comience.
La causa. La falta de celeridad de los tiempos judiciales estuvo entre los reclamos, que sobre todo denunciaron el accionar de los abogados de Litoral Gas en el litigio con actitudes que "rozan lo perverso".
Además de las once personas ya procesadas, entre los que se cuentan responsables de Litoral Gas, los propios gasistas que trabajaron en la fuga y los responsables de la administración del edificio, también exigieron el procesamiento del entonces gerente de la firma Conrado Bianchi.
"Fuera Litoral Gas de Rosario" fue el pedido a gritos, y señalaron "la participación directa de la empresa en los hechos, ya que habilitó un servicio sin las condiciones de seguridad necesarias".
Homenaje. Los nombres de las víctimas se escucharon uno a uno en boca de Claudia Vaio, mamá de Santiago Laguía, y detrás de cada uno el grito de "presente". Y fue la cantante Cecilia Petrocelli quien cantó contra la "indiferencia" poniéndole voz a esa canción que ya es un himno, el "Sólo le pido a dios" de León Gieco.
"Hoy tenemos el deseo de que sus almas descansen en paz", afirmó López, insistiendo en que "sin Justicia no hay paz".
Con la presencia de vecinos, además de la intendenta Mónica Fein, representantes de su gabinete y concejales de diferentes bloques, los familiares estuvieron acompañados de otros familias, también víctimas de "tragedias evitables". Enrique Bertini, padre de Mariano que murió víctima de una entradera, y María Luján Rey, mamá de Lucas Menguini, fallecido en la tragedia ferroviaria de Once, fueron algunos de ellos (ver aparte).
Memoria. El quiebre que significó la explosión y la muerte de sus seres queridos se planteó una y otra vez. "Nuestros cuerpos y nuestra forma de pensar el mundo se transformaron", dijo la hermana de Carlos López; y dejó en claro que su lucha no fue una elección. "No tuvimos alternativa", agregó. Marcela Nisoria insistió en el pedido de expropiación del terreno: "Para algunos es un negocio, para la ciudad es un antes y un después".
La misa del arzobispo Eduardo Martín, la música de Los Nocheros, que se sumaron al homenaje, las velas encendidas y un minuto de silencio, cerraron una jornada de memoria, donde una vez más los familiares convocaron al resto de la ciudad a "tomar conciencia" y participar, porque "la tragedia puede estar la vuelta de la esquina".

c1001--Celina Mutti Lovera.jpg
María Luján Rey, madre de la tragedia de Once, acompañó el acto.
María Luján Rey, madre de la tragedia de Once, acompañó el acto.
"Once, Cromañón, esta explosión y La Plata, son producto de la corrupción". "La unidad; esa es la clave", repitió María Luján Rey, referente de la tragedia ferroviaria de Once, donde murieron 52 personas. La mujer recalcó en su discurso que lo que une hechos como la explosión de Salta 2141, la Estación Once, el incendio de Cromañón y las inundaciones de La Plata es que "podían evitarse", pero además "son producto de la corrupción".
Si bien fue la única que tomó la palabra, Rey y damnificados de La Plata, además de familiares de víctimas de la inseguridad como Enrique Bertini y de siniestros de tránsito, como las madres de Facundo Aguirre y Emiliano Cáceres, acompañaron la ceremonia de Salta 2141 y el pedido de Justicia. Y en ese punto, consideró que "para que haya Justicia hay que lograr que los responsables no se sientan impunes y que a los que no les ha sucedido, no crean que son inmunes". Las sirenas fueron sin dudas el momento más conmovedor para todos. "Es el sonar de nuestros actos, y ver a cualquiera de estas madres es verme a mí, es entender lo que sienten", dijo.
Para la madre del joven muerto en la tragedia de Once, por la que ya hay 21 condenados, entre los que se cuentan los ex secretarios de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime, el denominador común de estos hechos "es la corrupción, porque es la muerte y su cómplice es el silencio de quienes no denuncian".
En el caso de Once, si bien ya hay condenas, ahora van por más. "Vamos por (Julio) De Vido", dijo Rey y señaló que quieren sentar en el banquillo de los acusados al ex ministro de Planificación. Para eso, ya elevaron un pedido de juicio oral hace apenas 48 horas.
"La Justicia pidió que se investigue la responsabilidad penal del ex ministro y los familiares de las víctimas consideramos que la instrucción está terminada y que en el juicio se presentaron todas las pruebas para que el ministro De Vido sea condenado por la muerte de 52 personas, acusado de administración fraudulenta y de estrago, los mismos delitos que llevaron a condenar a Schiavi por ocho años y a Jaime a la cárcel".

Comentarios