Policiales
Miércoles 03 de Agosto de 2016

Sin novedades sobre los cuatro evadidos de la comisaría 12ª

Los cuatro detenidos forzaron la reja de una ventana de la seccional de Solís al 200 bis la tarde del lunes. Es la tercera evasión en 4 meses.

Otra vez una fuga en una de las flamantes comisarías rosarinas que no están preparadas para albergar presos. El lunes a la tarde cuatro hombres alojados en la seccional 12ª, en Solís al 200 bis, violentaron una reja y se fueron sin ser vistos. Esta es la tercera fuga registrada en cuatro meses: las anteriores fueron de las comisarías 15ª y 24ª, todas con penales nuevos que tienen el fin de que los detenidos estén sólo de paso y no regresen allí tras las audiencias imputativas. Sin embargo, los evadidos de la 12ª estaban con prisión preventiva por delitos contra la propiedad y las personas, y aprovecharon estar en una habitación provisoria después de una pelea entre reclusos. Allí forzaron una reja y fugaron cuando en la seccional había tres mujeres policías.

Los evadidos fueron identificados como Claudio y Walter Fernández, detenidos por tentativa de robo; Jonathan Alegre, portación ilegal de arma; y Lucas Emanuel Romano, tentativa de homicidio. "Tras una gresca dentro del lugar de detención, los cuatro fueron trasladados a un lugar provisorio. Allí lograron hacerse de una pala con la que forzaron las rejas de una ventana y huyeron por un patio que da a las vías", explicó ayer el fiscal de Flagrancia Javier Cabrera. "Nuestra prioridad es que la policía esté en la calle patrullando y llevando adelante tareas preventivas. No hay inconvenientes en que sean mujeres las que estuvieran custodiando el penal. Los detenidos rompieron una reja, una puerta y se fugaron. Lo que quiero que quede claro es que vamos a atraparlos, como lo hemos hecho con la mayoría de los evadidos en la provincia", explicó el Ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro.

Hábeas corpus. Según el ministro, en las comisarías de la Unidad Regional II hay unos 300 detenidos. Un dato que fluctúa de acuerdo a la cantidad de detenciones, libertades y traslados al Servicio Penitenciario. Desde finales de los 90 la situación de los presos en comisarías, bajo custodia policial, es tema de agenda por los reclamos de hábeas corpus realizados en principio por la Coordinadora de Trabajo Carcelario (CTC) y en los últimos tiempos por el Defensor Público de la provincia, Gabriel Ganón.

En ese marco, en julio de 2010 la Sala I de la Cámara Penal de Rosario (Atilio Pangia, Eduardo Sorrentino y Alberto Bernardini) ordenó a la provincia el traslado a cárceles de los presos detenidos en comisarías. Pero nada se ha cumplido.

Las últimas tres evasiones tuvieron patrones similares que llevaron a debate si fueron favorecidas por efectivos policiales o terceros; o si se trató de fallas en la construcción de los módulos de detención.

— ¿Es fácil fugarse de una comisaría nueva?, le preguntó La Capital al ministro Pullaro.

— No. Hoy tenemos muchos presos en los módulos transitorios de detención, alrededor de 300, un número que fluctúa a diario, y no todos se fugan. Pero estamos desarrollando obras para cambiar esas condiciones. Los presos procesados deberían estar en una alcaidía y por eso se licitó la construcción de un presidio (enero de 2016). Cuando tengamos esa obra las comisarías se van a descomprimir y los policías no van a tener la responsabilidad de cuidarlos en esos módulos que son aptos para las detenciones pero las comisarías no.

Comentarios