Edición Impresa
Sábado 06 de Octubre de 2012

Sin memoria no hay identidad

Por Romina Bozzini (*) / La tarea de construir este ciclo de Teatro por la Identidad para las escuelas fue desde siempre para nosotros una tarea constante y persistente de búsqueda y sobre todo de mucha curiosidad.

La tarea de construir este ciclo de Teatro por la Identidad para las escuelas fue desde siempre para nosotros una tarea constante y persistente de búsqueda y sobre todo de mucha curiosidad. La curiosidad de querer saber qué otra realidad es posible construir a través del arte en general y del teatro en particular. Una realidad que vaya más allá de lo que socialmente se establece o se entiende como "sentido común". Entender que la construcción de nuestra identidad, tanto individual como social, no es fija e inamovible. Que la construimos día a día con nuestros actos y nuestras elecciones. Y que justamente por esto mismo, no podemos dejar de estar involucrados en lo que hacemos.

Entendemos que transmitir el mensaje de las Abuelas sobre la búsqueda de sus nietos y la restitución de sus identidades no es algo que va aislado como temática a tratarse una sola vez por año, entendemos que este Ciclo debe instalarse como un ciclo necesario para poder pensar nuestra realidad cotidiana, para aportar en la construcción de una identidad colectiva en donde se entienda que lo que nos pasa como sociedad nos pasa a todos y no a un solo sector social o político. La sustracción de la identidad y la apropiación de menores durante la última dictadura cívico-militar no es sólo un problema de las Abuelas o de los nietos. Sin memoria no hay identidad, es imposible pensarnos por separado de aquellos recuerdos, sonidos, olores, colores y de aquellas personas que nos han ido conformando como individuos. Por lo tanto entendemos que no puede tomarse la memoria como un hecho separado de la realidad cotidiana de cada uno de nosotros.

En tanto no nos podamos pensar como "buscadores", en tanto no mantengamos viva en nosotros la llama de la búsqueda, más difícil será sostener un saber que pueda sentirse y disfrutarse como un saber transformador.

Comentarios