Educación
Viernes 08 de Julio de 2011

"Sin mejoras en la enseñanza los chicos no elegirán ciencias"

Según la especialista Catalina Nosiglia las iniciativas actuales de promoción de carreras no alcanzan

En el último lustro, el gobierno nacional lanzó varias iniciativas destinadas a la educación superior. El voluntariado universitario y el plan de Becas Bicentenario para alumnos que siguen carreras prioritarias fueron algunas de ellas. Sin embargo, para María Catalina Nosiglia a la educación argentina le faltan políticas “de largo plazo”, superadoras de estas “medidas aisladas”. Y como ejemplo dice que aquellos chicos que en el secundario “tuvieron malas experiencias en la formación en las ciencias exactas y naturales, por más becas que tengan no van a elegir ese tipo de carreras”.

Presente en Rosario para dictar un curso de posgrado en política y gestión de la educación superior de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Nosiglia dialogó con La Capital y opinó además que la formación docente terciaria “tiene que tender a ser universitaria”, ya que por cuestiones culturales y hasta económicas contar con este tipo de títulos “tiene más valor en la Argentina”.

—De acuerdo con las políticas aplicadas en los últimos años ¿Cómo ve la articulación en la educación superior?

—Para ampliar la oferta, más que articular la educación superior universitaria con la no universitaria, lo que hizo el gobierno fue crear nuevas universidades públicas. Así como en la década de los 90 se expandió el sistema en base a la creación de nuevas universidades privadas, esta década se caracterizó por la expansión y creación de un sinnúmero de nuevas universidades públicas. Se dejó de lado esa red de instituciones terciarias, que representan casi el 95 por ciento en término de las instituciones, pero con muy pocos alumnos. Pudiéramos haber invertido en fortalecerlas y articularlas con la universidad, capacitar a sus docentes y dotarlos de mejores recursos, que crear nuevas universidades.

—No la veo conforme con esa medida.

—No, no tuvo mucho éxito esta mirada. Y además creo que la educación superior de formación docente tiene que tender a ser universitaria, mediante la transformación de las instituciones terciarias en institutos universitarios, que lo permite la ley de educación superior. Alguna de esas experiencias ya están ocurriendo, como el Instituto Universitario Nacional de Artes (Iuna), la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uade) y la Universidad Provincial en Córdoba.

—¿Y por qué debería ser así?

—La gente si tiene oportunidad de elegir prefiere anotarse en una universidad. Porque desde el punto de vista social y material, tener un título universitario tiene más valor en la Argentina. Aquellos eligen prefieren tener un título universitario que les permite al menos tener más probabilidades de encontrar un trabajo y seguramente ganar más. Porque en muchos trabajos tener este tipo de títulos tiene un plus salarial.

—Una de las medidas más fuertes del gobierno son las becas para carreras prioritarias ¿Qué opina de este plan?

—Yo creo que la Argentina en el nivel superior no tiene políticas de largo plazo. Sigue habiendo un conglomerado yuxtapuesto y poco articulado. Las becas para carreras prioritarias es una política de orientar la matrícula, pero queda aislada del conjunto de las otras. Se la hizo cuando se vio que había poca matriculación en algunas carreras como en las ingenierías, para promover que la gente se inscriba ahí. Pero obviamente una beca no es el único instrumento político que uno puede utilizar para orientar la matrícula. La elección de una carrera viene muy condicionada por lo que vivió el alumno en el secundario. Alumnos que en la escuela media tuvieron malas experiencias en la formación en ciencias exactas y naturales, por más becas que tengan no van a elegir ese tipo de carreras. Porque además vienen con déficit cognitivos en el desarrollo de esa área. Por eso digo que es una política aislada. Si no se mejora la enseñanza de las ciencias exactas y naturales es muy difícil que sólo una beca ayude a que los alumnos elijan seguir las carreras de ingeniería. Medidas aisladas y no conectadas, por mejor intencionadas que estén, no siempre llegan a buenos resultados.

Comentarios