Información Gral
Lunes 15 de Agosto de 2016

Sigue preso un gremialista taxista acusado de abusar de una niña

Gustavo Hernández, titular del Sindicato de Peones de Taxis de Chubut, fue detenido por presuntos grooming y abuso sexual

El titular del Sindicato de Peones de Taxis de Chubut, Gustavo Hernández, quien fue detenido hace tres días acusado de grooming y el posterior abuso sexual de una adolescente de 13 años, intentó hoy ampararse en sus fueros gremiales, pero el recurso fue rechazado por la Justicia, que dispuso que continúe en prisión.

Hernández, apodado "Gallo", está acusado de los delitos de "grooming en concurso con abuso sexual con acceso carnal", informó ayer el Ministerio Público Fiscal de Chubut.

Según precisó ayer ese organismo de la Justicia provincial a través de su página web, Hernández habría contactado a la adolescente a través de mensajes de Whatsapp y luego supuestamente la pasó a buscar con su automóvil.

De acuerdo con la acusación, el hombre modificó el camino que le había dicho a la chica que harían, tras lo cual habría comenzado a manosearla, por lo que la víctima intentó escapar, pero supuestamente el hombre terminó violándola.

Hernández fue apresado el viernes último en la ciudad de Puerto Madryn por orden de la jueza Marcela Pérez.

Ayer el dirigente sindical fue citado a la audiencia de apertura de investigación y control de detención, que establece la legislación, durante la cual su abogado, Carlos Del Mármol, presentó un hábeas corpus planteando que su defendido no puede estar detenido, ya que cuenta con fueros gremiales que supuestamente así lo impiden.

En su comunicado el Ministerio Público provincial precisó que Del Mármol argumentó que, según el artículo 248 de la Constitución de Chubut, Hernández "goza de la inmunidad de los fueros gremiales" por lo que consideró que su detención es ilegal.

El abogado invocó el llamado "Fallo Buzzi" emitido por el Superior Tribunal de Justicia de la provincia, en referencia a una causa que involucraba al por entonces gobernador Martín Buzzi.

En ese fallo, las máximas autoridades judiciales advirtieron que "debe esperarse a que finalice su mandato" para adoptar medidas de detención contra quien goza de fueros especiales.

Delitos comunes. Pero el fiscal del caso, Jorge Bugueño, se opuso al planteo porque "los fueros sindicales no lo son para delitos comunes, son sólo para actos propios de la actividad sindical", manifestó durante la audiencia.

"Los fueros no pueden ser un escudo para lograr la impunidad", advirtió Bugueño, ente el reclamo del fiscal, quien sostuvo que la Constitución no hacía "distinción" entre los distintos delitos. Tras un cuarto intermedio, la jueza Pérez rechazó el recurso de la defensa y dictó la prisión preventiva del gremialista, por lo que el acusado seguirá preso. Por su parte Alex Williams, funcionario de la Fiscalía a cargo de la causa, sostuvo que los fueros "no peden generar una suerte de impunidad para una persona que comete cualquier tipo de delito común y que por el simple hecho de tener una actividad sindical no sea detenida. Desde ese análisis caeríamos en el absurdo", advirtió.

El grooming fue incluido en el Código Penal argentino en 2013 entre los delitos contra la integridad sexual e incluye penas de seis meses a cuatro años de prisión. Según esa norma, incurrirán en esa falta quienes utilicen la tecnología para contactar a niñas, niños o adolescentes (menores de 18 años) "con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual" de la víctima.

En el caso del dirigente sindical de Puerto Madryn, un hombre cercano al titular de la CGT del valle del Chubut, Luis Núñez, también está imputado como presunto autor del delito de abuso sexual con acceso carnal.

Comentarios