Corrupción
Sábado 26 de Noviembre de 2016

Sigue la polémica por el desplazamiento de Ganón de la Defensoría provincial

El senador Enrico dijo que el proceso respetó "todos los estándares de defensa". El ex defensor denunció un pacto entre la Casa Gris y la Corte.

La suspensión de Gabriel Ganón como defensor general de la provincia hasta la finalización de su mandato, en abril de 2017, repercutió en todo el ámbito político santafesino y el funcionario desplazado denunció que su lugar "ya tiene reemplazante" por un acuerdo entre el gobernador y el titular de la Corte santafesina. El desplazamiento fue decidido por la Asamblea Legislativa gracias a los votos de 16 senadores y 29 diputados, hubo tres abstenciones y 10 votos negativos.

El senador Lisandro Enrico (UCR-General López), quien presentó la denuncia contra Ganón e impulsó su desplazamiento, volvió a acusar al desplazado funcionario por "amenazas", insistió en criticar su desempeño y consideró que en el proceso "se respetaron todos los estándares de defensa". Además, destacó que "a la decisión la tomaron los representantes del pueblo en la Legislatura" y que se trata de un "tema que está terminado", con lo que descartó que el desplazamiento pueda ser revisado.

"Los miembros del Poder Judicial tienen que tener control; yo he sido crítico de jueces y fiscales, y en el caso de Ganón, por el modo en que se desempeñó, ha violentado normas de derecho penal logrando la impunidad de personas o defendiendo a funcionarios públicos y negándole el derechos a otros. Ha usado la Defensoría como un espacio político, más allá de sus dichos y manifestaciones impropias para su cargo", explicó Enrico las razones de su embestida.

Además, denunció que mientras él argumentaba su postura ante la Legislatura, "por Twitter" Ganón lo tildó de "pistolero". "He recibido agravios todo este tiempo, propio de una persona sin respeto, que se cree el dueño de la Defensoría. Tienen que saber que no son intocables, que deben responder ante la sociedad que está representada por la Legislatura. Si no está en condiciones, que se vaya a la casa", señaló el senador.

Según Enrico, Ganón está rodeado de "intolerantes que se encargan de retuitear sus conceptos pocos democráticos". Y concluyó: "No sé si alguien le baja línea, pero sí me consta que es un mal funcionario, y cuando no se cumple hay que tomar medidas. Ningún funcionario debería creerse intocable".

Destitución encubierta. Interrogado por La Capital sobre si "la suspensión hasta el último día de su mandato" no es una destitución encubierta, Enrico dijo que él "pidió la remoción lisa y llana" pero "la sesión resolvió una figura intermedia, una sanción menor, que es casi una destitución".

Sobre este punto abundó: "Yo propuse la remoción, otros plantearon suspensión por dos meses, y algunos que no había que hacer nada. Se resolvió esta medida, que en términos concretos en una mancha en la foja de estos dos funcionarios que se van por la puerta chica" (la misma sanción que a Ganón se le aplicó al ex fiscal regional de Reconquista Eladio García).

Entiende Enrico que si alguno de los senadores o diputados pensó que con esta medida "quedó a resguardo el Estado santafesino porque no se removió del cargo al defensor. Para mí es un error. Una persona así no debía estar en el cargo porque demuestra que no tiene el más mínimo respeto por el funcionamiento republicano más elemental".

Persecución. Ganón abonó aún más ayer la hipótesis sobre su separación: "Es una persecución y hostigamiento político del partido judicial, a través de la Corte por decir lo que nadie se anima a decir, por tratar de defender los intereses de los más débiles de la provincia".

Tras advertir que recurrirá ante la Corte Suprema y a tribunales internaciones si es necesario, vaticinó: "Van a nombrar a la esposa de Rafael Gutiérrez en ese lugar en pocos meses. Ya lo acordaron con el gobernador; tienen acordado mi reemplazo con la mujer del presidente de la Corte, quien se inscribió hace 6 meses y cuenta con el apoyo del Poder Legislativo".

Ganón ratificó que el proceso en su contra "fue una farsa, una decisión, un acuerdo entre la administración judicial, legislativa y del Ejecutivo a puertas cerradas. Se le dio un marco lamentable, se violentaron todas las formas para sacarse un capricho, para dejar una mancha a la ya manchada institucionalidad de Santa Fe, toda degradada, por poner en la mesa lo que se quería que estuviese escondido".

Consultado sobre si estaba arrepentido por ciertas actitudes que se le endilgan, como algunos comentarios subidos a las redes sociales, señaló: "Los exabrutos no tienen nada que ver con mi desempeño, eso no tiene nada que ver con mi función sino con la libertad de expresión". Y ahondó: "No me arrepiento de nada, yo juré como defensor y cuando participé del concurso puse blanco sobre negro mi plan de trabajo. Pero eso molestó al lobby policial, al Legislativo y al Ejecutivo".

"Si yo me busqué esto por seguir mis convicciones me parece que estoy orgulloso de haberme buscado este resultado, por hacer lo que tenía que hacer. Hay que defender el interés de los más vulnerables, hay que estar del lado de los más débiles para evitar que se consolide la impunidad", finalizó.

"Ganón denunció las torturas contra los pibes pobres, la corrupción de la narcopolicía. Sus supuestos errores fueron aciertos en su compromiso por los más desfavorecidos", dijo en la Asamblea Legislativa el diputado Carlos Del Frade (FSP), y agregó: "Es una pena que el mensaje para la Justicia y la sociedad política sea el del disciplinamiento a un relato que pretende ser único". Agregó: "Su suspensión es un hecho de censura política, que fue creciendo desde la detención del ex jefe de policía Hugo Tongoli, en 2012; se consolidó con la resolución del juez Juan Carlos Vienna, en 2013, cuando aparecieron las leyendas «Ganón y Murray socios de los Cantero», evidenciando quiénes debían ser silenciados por un gobierno que en lugar de separar la paja del trigo castigó a los que pedíamos ir a fondo para establecer las relaciones entre el narcotráfico y la política"."Ganón denunció las torturas contra los pibes pobres, la corrupción de la narcopolicía. Sus supuestos errores fueron aciertos en su compromiso por los más desfavorecidos", dijo en la Asamblea Legislativa el diputado Carlos Del Frade (FSP), y agregó: "Es una pena que el mensaje para la Justicia y la sociedad política sea el del disciplinamiento a un relato que pretende ser único". Agregó: "Su suspensión es un hecho de censura política, que fue creciendo desde la detención del ex jefe de policía Hugo Tongoli, en 2012; se consolidó con la resolución del juez Juan Carlos Vienna, en 2013, cuando aparecieron las leyendas «Ganón y Murray socios de los Cantero», evidenciando quiénes debían ser silenciados por un gobierno que en lugar de separar la paja del trigo castigó a los que pedíamos ir a fondo para establecer las relaciones entre el narcotráfico y la política".

"Censura política"

"Ganón denunció las torturas contra los pibes pobres, la corrupción de la narcopolicía. Sus supuestos errores fueron aciertos en su compromiso por los más desfavorecidos", dijo en la Asamblea Legislativa el diputado Carlos Del Frade (FSP), y agregó: "Es una pena que el mensaje para la Justicia y la sociedad política sea el del disciplinamiento a un relato que pretende ser único". Agregó: "Su suspensión es un hecho de censura política, que fue creciendo desde la detención del ex jefe de policía Hugo Tongoli, en 2012; se consolidó con la resolución del juez Juan Carlos Vienna, en 2013, cuando aparecieron las leyendas «Ganón y Murray socios de los Cantero», evidenciando quiénes debían ser silenciados por un gobierno que en lugar de separar la paja del trigo castigó a los que pedíamos ir a fondo para establecer las relaciones entre el narcotráfico y la política".

Comentarios