Armando Pérez
Viernes 29 de Julio de 2016

Sigue Armando lío: Pérez busca técnico con un método confuso que aleja a los candidatos

Pérez busca un técnico para el seleccionado con un método confuso y contradictorio que sólo logra desacreditar a todos los candidatos

Siempre se puede estar peor decía la abuela y los años no pudieron desgastar su verdad legendaria. Alcanza con observar lo que sucede en el fútbol argentino, donde la flamante comisión regularizadora, lejos de encontrar soluciones, agravó la sequía de sentido común. Con un verborrágico Armando Pérez al frente, que con poco se hizo enseguida muy conocido, y en apenas un puñado de días convirtió a Luis Segura en un estadista de exportación.

Todos los días el presidente de Belgrano de Córdoba, antes gerenciador, otorga al menos una entrevista en su nuevo rol debido a la primera misión que se propuso: elegir un entrenador para la selección nacional. Tarea que está desarrollando con una enorme capacidad para confundir. O confundirse. Y no escatima palabras. Ni transparencia. Que dejó expuesta ayer en una nota radial: "Me reuní con Russo y el otro no me acuerdo cómo se llama... No tomé la pastilla, discúlpenme". El "otro" era Edgardo Bauza. Y de paso cañazo, porque les solicitó a los periodistas si le podían pasar por whatsapp el teléfono de Gerardo Martino porque debía llamarlo en nombre de la AFA. "La AFA le debe una disculpa", dijo. Y también le debe dinero, le faltó acotar.

Y luego, cuando el hombre fuerte del "fútbol moderno" charlaba con un canal deportivo de televisión, anunció que si logra resolver la traba económica de seis millones de euros (una nimiedad para esta AFA floreciente), Jorge Sampaoli dejará Sevilla para asumir como entrenador del seleccionado. Claro que para eso Pérez después fundamentó: "Me tengo confianza, aunque esa plata no la podemos pagar porque la AFA no tiene ni para pagar la luz. Pero espero la comprensión de los dirigentes de Sevilla". Al ratito, el club español en su cuenta de Twitter publicó una declaración del Zurdo casildense: "Sería una irresponsabilidad dejar ahora al Sevilla".

El presidente de Belgrano al frente de la comisión regularizadora en una semana dejó también en evidencia su habilidad para desorientar. Es por eso que desde la Docta aseguran que no se trata de ningún chiste cordobés. Es que don Armando en su propósito por encontrar técnico para la selección arrancó hace una semana con gran impronta. En su primera maniobra eludió a todos y lo hizo viajar de urgencia a Edgardo Bauza desde Brasil. "Ya está, porque si lo hizo bajar de San Pablo es él", era la lógica deducción de propios y extraños. Pero no. Todos siguieron derecho en la curva.

"Estaba Santos Biassatti, el del noticiero", comentó en confianza el Patón sorprendido, porque tras la charla no sabía si iba a la selección o a Telenoche. También estaba Fernando Marín. Pero alguien le avisó al técnico que ya no tenía nada que ver con Racing, sino que era el representante del gobierno nacional. "Hablamos de fútbol, me preguntaron y respondí. Una charla, no más que eso", repitió Bauza ante la incrédula mirada de los periodistas. Y era cierto nomás. Por eso enseguida el DT comprendió de que debía volver a Brasil para cuidar su trabajo.

Pero Pérez no descansó. Tras ese cónclave llamó a Miguel Angel Russo. Y el sábado el entrenador concurrió al encuentro. Siempre es bueno no ser el primero porque de eso algo se aprende, habrá pensado tras ver que a Bauza lo pusieron en la cadena nacional de las expectativas de los medios, y por eso pautó no revelar el lugar y horario. Russo desplegó sus argumentos, jugador por jugador y plan de trabajo. Marín no estuvo. Y tampoco hubo definición. En este caso la conclusión también quedó en espera.

Pérez siguió hablando y ahí comenzó a crecer la imagen positiva de la abuela, porque aunque era inimaginable el fútbol doméstico todavía podía estar peor. Así entre domingo y lunes apareció en escena el nombre de Marcelo Bielsa. Un primer contacto telefónico sentó las bases para un encuentro. Pero enseguida el Loco hizo gala de su sensatez y avisó que no estaban dadas las condiciones. Y sí. Quién puede contradecir esa respuesta si era una lacónica descripción de la realidad. "Era el que yo quería", admitió el empresario cosmético, pero también reconoció que Marcelo no dio resquicio a la ilusión.

A todo esto, Ricardo Caruso Lombardi continuaba con su peregrinación por los medios reclamando una chance de exponer su plan de acción, y hasta aparecía como un desubicado pidiendo esa posibilidad. Pero el tiempo le empezó a dar la razón. Porque con el método de búsqueda que utiliza la comisión regularizadora la chance ya está para cualquiera. Sin que el término "cualquiera" actúe como peyorativo.

Pero lejos de circunscribir el abanico de posibles candidatos, cada declaración o sugerencia llevó a don Armando a ampliar su agenda de otros posibles encuentros.

Las declaraciones en sintonía de Carlos Tevez y Juan Román Riquelme aludiendo a que Carlos Bianchi debería tener una chance de dirigir a la selección fueron suficientes para persuadir a Pérez de que convoque al Virrey a un cónclave. Mientras que otros también le recordaron la disponibilidad de charlar de Ramón Díaz, quien buscó ser tenido en cuenta, y ahí nomás también el Pelado entró en la grilla para hoy.

¿Listo? No. Porque Fernando Marín insiste en el oído de Pérez sobre el método de un DT "part time", es decir tiempo compartido entre un club y el seleccionado, para poder progresar hacia Sampaoli o Simeone. Y el Cholo, como si se tratara de una broma, señaló desde Madrid que "nadie lo ha hecho. Esto tal vez sea una posibilidad concreta en unos años porque a muchos entrenadores les gustaría y no lo pueden hacer por los contratos con sus clubes. Con el tiempo puede ser una posibilidad, aunque también tengo otros desafíos y la liga inglesa e italiana me seducen". Y esto potenció la extraña iniciativa y hacia España viajará mañana don Armando, según dijo, para hablar con Sampaoli, tal vez con Simeone y de paso con el Toto Berizzo, otro entrenador que fue mencionado por el mandamás.

No obstante hay un dato que para la comisión regularizadora no parece preocupante, porque en menos de tres semanas el entrenador elegido deberá confeccionar la lista de jugadores a convocar para afrontar las eliminatorias en septiembre. Y el tiempo, como el dinero, en la AFA no sobran. Faltan. Como también falta que el técnico electo paute una reunión con Messi, quien hoy está fuera del seleccionado por decisión propia.

Esta saga, por la forma utilizada por Armando Pérez, hasta ahora no sólo no decantó en una decisión sino que tuvo una consecuencia en contrario: desgastó los nombres de todos los candidatos mencionados. Otro alto costo y totalmente innecesario. Pero continuará. Porque siempre se puede estar peor.

Tema Messi

Armando Pérez viajará mañana a España y tratará de reunirse con Lionel Messi para conocer su opinión sobre el presente de la selección.

Comentarios