Edición Impresa
Jueves 30 de Junio de 2011

Siempre bajo presión

Cuando en el Concejo se tiene que tomar una decisión que tendrá gran relevancia entre los rosarinos, los concejales sesionan bajo presión. Sucedió cada vez que se aumentó el boleto de colectivos y sucederá hoy, donde los taxistas esperarán resultados rodeando el Palacio Vasallo.

Cuando en el Concejo se tiene que tomar una decisión que tendrá gran relevancia entre los rosarinos, los concejales sesionan bajo presión. Sucedió cada vez que se aumentó el boleto de colectivos y sucederá hoy,
donde los taxistas esperarán resultados rodeando el Palacio Vasallo.

Hace más de tres meses que los tacheros vienen reclamando un aumento. Y en un país donde la inflación se come los salarios a pesar de que el Indec marque cifras irrisorias (0,7% en mayo), no es ilógico el pedido. Lo ilógico sucede puertas adentro del Concejo, donde los ediles no se atreven a votar aumentos porque esa es una medida “políticamente incorrecta” en tiempos electorales, entonces dilatan los debates y no hacen más que exaltar los ánimos.

Ser concejal implica tomar decisiones que a veces no son simpáticas. Es obvio que para los que son candidatos no es la mejor manera de sumar adhesiones, pero si la realidad de un país inflacionario demanda aumentos, entonces habrá que darlos y no eludir el debate.

Comentarios