Frente Progresista
Sábado 09 de Julio de 2016

"Siempre pensamos que podía suceder algo así"

"Hubo miles de peleas en esa casa", dijo una vecina que se mostró impactada por el ataque del farmacéutico, Eduardo Giménez, a dos agentes judiciales. Pero aseguró que el desenlace de esta historia era previsible. "Siempre pensamos que podía suceder algo así. Había mucha agresión en esa casa", sostuvo la mujer y luego narró que una vez ocurrió un suceso que asustó a todos los vecinos.

"Hubo miles de peleas en esa casa", dijo una vecina que se mostró impactada por el ataque del farmacéutico, Eduardo Giménez, a dos agentes judiciales. Pero aseguró que el desenlace de esta historia era previsible. "Siempre pensamos que podía suceder algo así. Había mucha agresión en esa casa", sostuvo la mujer y luego narró que una vez ocurrió un suceso que asustó a todos los vecinos.

"El estaba muy nervioso por razones que no sabemos, ella (la esposa) lo echó al patio y cerró la puerta con llave. El enloqueció, rompió la puerta con un hacha, ingresó y empezó a romper cosas", dijo y añadió que "otra vecina albergó a la mujer y a los dos hijos de la pareja, porque hacía mucho frío".

"Lo llamativo era que a los dos días se los veía caminando juntos, muy contentos, como si nada hubiera ocurrido. Existía una relación enfermiza", selló otra vecina que se sumó a la conversación mientras LaCapital recogía testimonios frente a la casa los Giménez. Tras minutos de entrevista varios curiosos se arrimaron a contar más de lo indagado.

Afable. Giménez, oriundo de San Francisco, Córdoba, llegó a Sastre para regentear una farmacia a poco de haberse recibido. Gozó de buena reputación entre sus vecinos y se aplicó con pasión a la práctica del ciclismo, donde cosechó muchos logros.

Contrajo matrimonio con Beatriz Turinetto, también de San Francisco, con quien tuvo dos hijos que actualmente tienen 23 y 18 años. Participó activamente en instituciones del pueblo y en 2011, tras una intensa campaña, se impuso como concejal por el Frente Progresista.

Sus vecinos, hoy estupefactos por lo ocurrido, nunca lo imaginaron como protagonista de tan lamentable acontecimiento.

Comentarios