Edición Impresa
Domingo 25 de Octubre de 2015

Siempre nos quedará París

En una propuesta conjunta de los museos Marc y Castagnino, se exhiben por primera vez obras, mobiliario y objetos que componen la colección Astengo. Una mirada a los gustos de la burguesía local de principios del siglo XX.

Por primera vez en Rosario serán exhibidas las piezas que componen la Colección Astengo, obras albergadas por dos museos de la ciudad: el Histórico Julio Marc y el de Bellas Arte Juan B. Castagnino. El conjunto permite no sólo acercarse a firmas reconocidas, mobiliarios y objetos que asombran sino también descubrir el gusto de la burguesía rosarina de las primeras décadas del siglo XX que se volcó al coleccionismo, La muestra, que inaugura el viernes, a las 20, en el Museo Castagnino, hace las veces de una ventana para asomarse a la edad dorada del coleccionismo local.
  La colaboración recíproca de los museos Marc y Castagnino permitirá la exposición de todas las piezas que pertenecieron a la colección de Enrique Astengo y hoy forman parte de sus acervos, “reconociendo la vocación filantrópica de sus benefactores y su generosa donación a la comunidad”, señalan desde el museo ubicado en Oroño y Pellegrini.
  En el caso de la colección del Museo Castagnino, el legado de Héctor, Celia y María Antonia Astengo favoreció especialmente el conjunto poco difundido de pinturas europeas sumando obras de arte de jerarquía, representativas de escuelas decimonónicas. Su padre, Enrique, las adquirió en galerías y anticuarios de Argentina y de capitales europeas a marchands que le garantizaron su procedencia. La misma excelencia manifiesta la elección de piezas de artes decorativas traídas desde Italia, España y Francia.
  “Desde principios del siglo XX Rosario se transformó en el paradigma nacional del progreso gracias a la expansión del modelo agroexportador en la región”, explican los curadores de la muestra, María de la Paz López Carvajal y Pablo Montini. “En este camino abierto a la modernidad, su dirigencia económica encontró en el consumo artístico la marca de distinción que a partir de la celebración del Centenario dio forma a la edad dorada del coleccionismo local y a la organización de las primeras instituciones artísticas”, señalan.
  Enrique Astengo (1867-1939) llegó a Rosario “sin más capital que sus brazos” pero a poco tiempo de su llegada logró una “inmensa fortuna”, detallan los curadores. Así inició su colección de arte decorativo y pintura.
  Como coleccionista participó con el aporte de obras de antiguos maestros de la pintura en la muestra "Arte Retrospectivo El Círculo (1923)", pinturas de escuelas decimonónicas en "Arte francés siglos XIX y XX "(1933), ambas en el por entonces Museo Municipal de Bellas Artes, y en "La pintura francesa de David a nuestros días" (Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino, 1939).
  A su muerte en 1939 su colección pasó a manos de su mujer Antonia Sainte Marie y sus hijos. Varias décadas más tarde, tres de ellos —Celia,  Héctor y María Antonia— legaron parte de las piezas de artes decorativas y pinturas que habían heredado de su padre a las colecciones públicas de la ciudad.
  Su exhibición “nos permite reconstruir parte de lo que fue la colección original y descubrir un conjunto único en su tipo en Rosario que colocaba a Francia como la precursora del arte moderno: Escuela de 1830 y sus seguidores, realismo, artistas europeos que participaron del Salón de París e impresionismo”, destacan López Carbajan y Montini
  En opinión de los curadores “la selección de objetos y pinturas ubican a Astengo en sintonía con el coleccionismo de la alta burguesía internacional y lo destacan como uno de los coleccionistas más importantes de arte francés de la Argentina”.
  La colaboración recíproca entre los museos Marc y Castagnino “hizo posible esta exposición que evoca el gusto de la burguesía rosarina de las primeras décadas del siglo XX".
  La exposición reúne obras conservadas, documentadas y catalogadas en los museos y reconstruye en parte una de las colecciones locales clave, formada en el inicio del siglo XX, cuando el progreso convertía a Rosario en un polo económico cosmopolita.
  En este contexto, el arte tuvo un rol central en los programas de modernización e ilustración de la pujante ciudad. La muestra avanza en las características de la colección de Enrique Astengo, profundizando en los ideales y fundamentos que gravitaron en la circulación y consumo de bienes culturales destinados a las flamantes residencias locales que levantaron y decoraron arquitectos y artesanos europeos atraídos por la prosperidad.
   La detallada investigación histórica sobre la colección y su contexto es un detalle para nada menor en la muestra. Junto a las piezas expuestas, una línea de tiempo permite conocer detalles en torno al propio Astengo y a sus motivaciones artísticas. Enrique Astengo entre 1906 y 1913 hizo construir su casa en calle Córdoba al 1800 por el arquitecto Italo Meliga, autor de la residencia de la familia Castagnino y del Hotel Italia. Astengo y su mujer Antonia St. Marie decoraron su residencia con muebles, tapicerías, mármoles, bronces, porcelanas y platería traída de Europa e iniciaron una colección de pintura que comenzó con old masters y que a fines de la década del 20 se inclinó hacia las escuelas europeas de siglo XIX, entre las que se destacaba especialmente la escuela francesa de 1830.
  Entre los objetos de artes decorativas se exhibirán piezas de platería, porcelanas Meissen,un tapiz realizado en la Real Fábrica de Tapices de España que interpreta uno de los famosos cartones de Francisco de Goya, piezas orientales y muebles firmados Francois Linke. La colección de más de cuarenta pinturas incluye firmas de artistas destacados, entre ellos Alfred Sisley, Constant Troyon, Jules Dupre, Eugene Boudin, Charles Daubigny, Narcisse Virgile Díaz de la Peña, Ignace Henri Fantin Latour y Camille Pissarro.
  La muestra París en el horizonte: la colección de Enrique Astengo (1913-1930) inaugura el viernes, a las 20, en el Museo Castagnino.

Días y horarios

El proyecto curatorial de la muestra París en el horizonte: la colección de Enrique Astengo (1913-1930), está a cargo de María de la Paz López Carvajal y Pablo Montini.
  López Carvajal es licenciada en bellas artes (UNR). En la actualidad realiza tareas de catalogación de colecciones y curaduría de exhibiciones en el Museo Castagnino+macro.
  Montini es profesor de enseñanza media y superior en historia (UNR), investigador del Museo Histórico Provincial   Dr. Julio Marc, profesor titular de Historia del Arte en la Escuela Superior de Museología de Rosario. Forma parte de diversos proyectos de investigación (UNR) (UNSAM), ha publicado textos sobre coleccionismo y museos de Rosario en libros y revistas especializadas en historia del arte.
  En el diseño de exhibición participaron Leandro Comba y Marcelo Villegas.
  La muestra se podrá visitar los lunes, miércoles, jueves, viernes, sábados y domingos de 14 a 20 (martes cerrado). Entrada general 10 pesos, menores de 12 años, gratis. Los lunes: estudiantes y jubilados, con acreditación, ingresan gratis. A la vez, los jueves abonando una sola entrada se puede recorrer las dos sedes: Castagnino y macro. Más información en la página del Museo Castagnino en Facebook o www.museocastagnino.org.ar.

Comentarios