Newell's
Lunes 17 de Octubre de 2016

Si Scocco no está...

Osella improvisó para suplir al goleador, que sigue sembrando preocupación para el clásico.

Parece mentira que Diego Osella tenga que sufrir por la lesión de Ignacio Scocco, bastante absurda, porque fue producto de una caída en el final del partido ante Temperley que no pareció importante. Pero sí lo es, al punto que el técnico refirió la preocupación que existe por su evolución y hoy mismo se le practicará un nuevo estudio para ver cómo está de la ciatalgia. Tiene dolor y eso lo condiciona para entrenar. Por eso ayer no jugó y el técnico debió hacer una ingeniería que le permitiera ser profundo, algo que en el primer tiempo logró, teniendo en cuenta que su otro 9, Mauro Matos, también evoluciona de otro inconveniente físico (ver aparte).

Scocco nuevamente es duda para un clásico, como en la previa al de setiembre de 2015 (0-0) también en el Gigante. Aquella vez fue un desgarro, esta vez un golpe que lo viene afectando demasiado, sobre todo porque al principio no parecía más que eso, pero el dolor lo condicionó para este partido y Osella teme que también para el próximo domingo en Arroyito.

Ayer para reemplazarlo probó una fórmula que ya usó en Olimpo con Joel Amoroso. Lo puso de único punta, pero no con la misión de terminar la jugada, sino de hacer diagonales para que otros lleguen a posición de definición. Y aunque está claro que con Scocco hubiera sido otra cosa, le salió bien en esa primera media hora, donde con movilidad Newell's llegó a desorientar la marca de Gimnasia.

El devenido en delantero no se quedó quieto, tampoco Formica en ese tramo del partido y no tanto Figueroa. Y con eso el Gato llegó tres veces a situación de gol: en una corrida que le faltó velocidad final, en un cabezazo a las manos de Arias y en un segundo remate que encontró el tapón justo de Guanini. Hasta Fértoli, que generalmente colaboró con Amoroso en la asistencia, tuvo también su ocasión por el medio con un disparo que sacó abajo el arquero de Gimnasia.

En el complemento, tras la temprana expulsión de Guanini, el Lobo directamente abroqueló dos líneas de cuatro y ya Amoroso no tuvo espacio para sorprender arrastrando la marca. Por eso recién cuando Osella decidió romper el doble 5 (inútil por entonces) y entró Tevez por Quignon, Newell's volvió a tener profundidad y de hecho dejó de enviar centros altos que le hacían las cosas fáciles al equipo de Alfaro.

El recién ingresado envió una asistencia por abajo y esta vez Figueroa, que estaba para salir, fue el que quedó mano a mano con Arias para definir el pleito, en la última pelota que tocó. Después Osella sorprendió con el ingreso de Isnaldo por derecha, corriendo a Tevez a la izquierda y, ya más abierto Gimnasia, Newell's pudo liquidarlo. Al menos ayer, el DT puso suplir en cierta forma la ausencia de Scocco, el equipo creó situaciones, que es lo que cuenta, y una definió el triunfo.

Patada y roja directa

A los 48' de juego Manuel Guanini lo atendió torpemente a Formica y el árbitro Baliño le mostró la roja directa. Correcta decisión.

Comentarios