La ciudad
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

"Si la Iglesia tuviera tanto poder como dicen, ciertas leyes no hubieran salido"

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, puso como ejemplo esta tarde a las leyes de divorcio y de matrimonio igualitario al referirse a la postura antiaborto de la Iglesia.

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, indicó esta tarde que "si la Iglesia tuviera tanto poder como dicen, las leyes de divorcio y matrimonio igualitario no hubieran salido".
Monseñor Martín realizó declaraciones por Canal 5 y al ser consultado sobre ciertos reclamos sociales que se le efectuaban a la Iglesia, como el tema del aborto, señaló que "en algunos grupos lo que falta es el mínimo respeto. Nosotros planteamos humildemente nuestro parecer, pero las consignas que escuchamos (en la marcha organizada en el marco del Encuentro Nacional de Mujeres) no eran muy amigables. Y cito una frase de Juan XXIII que dice que la Iglesia tiene enemigos pero no es enemigo de nadie".
"La Iglesia plantea que el matrimonio es indisoluble hasta la muerte, y vino la ley del divorcio. La Iglesia tiene la concepción de que el matrimonio es la unión estable hasta la muerte de un hombre y una mujer; ahora hay una ley de matrimonio igualitario. Entonces, si la Iglesia tuviese el poder que dicen que tiene esa leyes no hubieran salido".
"Había puntos de ese reclamo, trabajo de la mujer, trata de personas, sobre los que estamos en contra. En el tema del aborto estamos a favor de la vida -amplió-. Pero no lo planteamos desde un punto de vista dogmático. Porque en el ruedo público compartimos la vida con personas que piensan de otra manera. Si yo tengo argumentos para estar en contra del aborto no los saco de la Biblia, aunque en uno de sus mandamientos la Biblia me diga que no mataré. Cuando discuto doy razones antropológicas, razones humanas".
Cuando se le recordó que en el Encuentro las mujeres planteaban dar una discusión política del asunto y referían al poder de la Iglesia, Martín contestó: "Eso ya es problema de los políticos, no de la Iglesia. La Iglesia plantea que el matrimonio es indisoluble hasta la muerte, y vino la ley del divorcio. La Iglesia tiene la concepción de que el matrimonio es la unión estable hasta la muerte de un hombre y una mujer; ahora hay una ley de matrimonio igualitario. Entonces, si la Iglesia tuviese el poder que dicen que tiene esa leyes no hubieran salido".
El titular del arzobispado local agregó que "tampoco me deja tranquilo que no haya ley de aborto. El problema no es sólo la ley, la ley es importante, tiene un carácter formativo, un carácter pedagógico, cuando uno pone lo que es derecho y lo que no es. Después hay muchos matices. Una cosa es despenalizar el aborto otra cosa es decir que es un derecho. Porque decir que es un derecho todavía es todavía un grado más hondo de cambio cultural. Nosotros los cristianos apreciamos el valor de la vida".
Acerca de los índices de pobreza y desigualdad brindados por el Observatorio de la Universidad Católica Argentina, Martín dijo que "en los barrios marginales de Rosario, en las villas, se notan más pedido de ayuda, gente en la calle. Nosotros hacemos lo que podemos, hay ayuda del gobierno. En algunos casos somos como un torno, recibimos para dar. Pero es algo que se siente".
Y redondeó: "Los pobres te dan testimonios que te dejan por el suelo. Hay también situaciones de insalubridad que no se resuelven de un día para el otro. Hay pobreza porque no hay trabajo digno ni bien remunerado. Como dice la Biblia, ganarse el pan con el sudor de tu frente'".

Comentarios