Escenario
Viernes 28 de Octubre de 2016

"Si dejamos una huella será la pasión por tocar juntos"

Norberto Ramos, el baterista del grupo de rock, habló de la vigencia de la banda que hoy presenta su disco en el auditorio de distrito noroeste.

Corría 1973 y un grupo de melenudos de barrio Belgrano contaban "uno, dos, tres, va" y salía rock. A 43 años de aquella juntada, Oasis sigue en la ruta como si hubiesen empezado ayer. Y se atreven a seguir rockeando. "Todo lo que pasó en estos 43 años de rock está «más allá de los sueños» que pudimos haber tenido", dice el batero y alma mater de la banda, el interminable Norberto "Dubi" Ramos.

Como parte de los festejos por el 125º aniversario de barrio Belgrano, la legendaria banda de ese barrio presentará su nuevo trabajo discográfico "Más allá de los sueños". Y lo hará, desde las 20, en el Auditorio del Distrito Noroeste (Provincias Unidas y Junín),con entrada libre y gratuita, y acompañados por Pablo Yapur (teclados) Juan Aborigen (armónica) y Topo Villarreal (saxo).

El grupo integrado por Juan Ramos (bajo), Omar Núñez (guitarra), Reynaldo Zambrano (voz), Leandro Núñez (guitarra) y Norberto Ramos (batería), que alguna vez garabatearon este sueño en aquella esquina de Colombia y Chubut, vuelven al ruedo en un recital en donde recorrerán material de sus tres primeros casetes y sus dos CDs anteriores y presentarán las nuevas canciones del flamante material. Eso sí, en todos los viejos temas y a lo largo de cada nueva canción de este disco sobrevuela lo que Dubi Ramos afirma en esta charla con Escenario: "Nunca transamos con las modas".

—¿Es un oasis en sus vidas tener una banda como Oasis y que la puedan mantener en el tiempo?

—Tener dos días en la semana para ensayar y después salir a tocar o hacer notas es un oasis para todos porque son momentos que se ocupan para hacer lo que nos gusta. En los ensayos y cuando podemos dar a conocer nuestro material saliendo a difundir, podemos decir que es un paraje en el desierto, un oasis. Con el paso del tiempo y sintiendo lo mismo cada uno de los integrantes creemos que es una de las cosas por las cuales seguimos en el ruedo.

—La crítica social atraviesa el disco nuevo ¿El rock es siempre una buena excusa para manifestar el hartazgo por esta realidad y la necesidad de buscar otro camino superador?

—Para nosotros que arrancamos con la banda en tiempos de gobiernos militares, las letras de los temas era la excusa perfecta para decir lo que sentíamos y nuestras armas eran nuestros instrumentos. Si bien ahora hace años que estamos en democracia no por eso dejamos de decir lo que sentimos. "Más allá de los sueños" conserva ese espíritu con temas como "Oye ganador", cuando cantamos "crees que puedo vivir mejor, porque no me enseñas" o "Loco", al decir "en los bordes de la locura, alguna vez fui normal. Soy el héroe menos pensado".

—El amor resiste, y se nota en "Amor sexagenario". ¿El romanticismo también puede ser una bandera para el rock?

—Esa es la otra parte que siempre estuvo presente en la composición desde los primeros temas en aquellos años 70. "Hubo guerra, hubo amor, quizás sea bueno, quizás no. Solo pido encontrar tiempo", decimos en esa canción, por supuesto que adaptada a la edad que tenemos ahora (risas).

—En una escena donde el foco siempre se pone sobre los jóvenes y las nuevas tendencias, ¿cómo se hace para imponer un proyecto propio cuando también hay que luchar contra el calendario?

—Si bien cuando empezamos el público que nos iba a ver tenía la misma edad que nosotros, nos ha pasado que han venido con sus hijos para mostrarles el grupo que ellos veían en su adolescencia. En cuanto a lo musical, a lo mejor es un poco más difícil, ya que nunca transamos con las modas y la música que se escucha por los medios no quiere decir que sea de lo mejor, pero como tiene muchísima difusión hace que a grupos como nosotros nos cueste más imponer lo nuestro.

—El blues y el rock de los 70, tanto internacional como nacional, es el ADN de la música de Oasis ¿Es imbatible la música de aquellos años o ven algo superador en las nuevas propuestas?

—En medio de tanta música mediocre, la cual es vinculada al rock, se ven algunas buenas propuestas, aunque no es lo que más se difunde. Por suerte, seguramente en alguna sala de ensayo se estará cocinando algo que disfrutaremos en algún momento.

—¿Cuando atravesaron tantas décadas en el rock de la ciudad, consideran que hay una huella que dejó Oasis, por la que pueden pisar nuevas bandas rosarinas?

—Creo que si dejamos alguna huella va a ser la de estar juntos tantos años, la pasión por tocar y seguir tocando. La amistad conseguida a través de tanto tiempo y todo lo que pasó en estos 43 años de rock está "más allá de los sueños" que pudimos haber tenido.

Comentarios