Información Gral
Jueves 18 de Agosto de 2016

Servini de Cubría investiga la muerte de García Lorca

La jueza se ocupa desde 2010 de los crímenes de la dictadura franquista. Ayer se conoció que aceptó llevar adelante la causa del poeta

La jueza argentina María Servini, quien desde 2010 se ocupa desde Buenos Aires de los crímenes de la dictadura franquista, aceptó investigar la desaparición del poeta español Federico García Lorca, fusilado el 19 de agosto de 1936 en Alfacar.

Según confirmaron a DPA fuentes de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, la magistrada aceptó la denuncia presentada por el colectivo en abril y envió un exhorto a España para iniciar las diligencias.

Precisamente ayer se homenajeó en España al autor de "Yerma" y "Bodas de sangre" con motivo de los 80 años transcurridos desde que fue asesinado en Granada, su tierra natal, a los pocos días de la sublevación militar de Francisco Franco, que dio inicio a la guerra civil española (1936-1939) y posterior dictadura (1939-1975).

La denuncia ante la jueza Servini se basa en un informe policial de 1965 que salió a la luz el pasado año y en el que, según la asociación, "se acredita de manera fehaciente las circunstancias de la detención y asesinato" de Lorca. En él se tildaba al poeta de socialista y masón y se le acusaba de "prácticas de homosexualismo".

La asociación exige que se reclame al Ministerio de Interior español este documento y "toda la documentación" relativa a "la detención y homicidio" de Lorca.

La denuncia, a la que tuvo acceso DPA, relata los hechos en los últimos días de Lorca: cómo se refugió en la vivienda de unos amigos falangistas ante las amenazas, cómo fue detenido allí y trasladado después a los calabozos de la sede del gobierno civil de Granada. Y cómo fue conducido finalmente en un vehículo a un paraje cercano donde presuntamente fue fusilado.

Los restos del reconocido poeta continúan desaparecidos ocho décadas después de su muerte. Tras varias búsquedas infructuosas, en septiembre un equipo de arqueólogos retomará los trabajos en Granada, en el sur de España.

La única opción. Después de que el juez Baltasar Garzón fuera inhabilitado tras abrir una causa contra los crímenes del franquismo en la Audiencia Nacional, a la asociación sólo le quedó la opción de la justicia argentina, según señalaba en su día a Europa Press Emilio Silva, que recordó también el caso de Ascensión Mendieta, una mujer de 90 años que pidió exhumar la fosa en la que se encontraban los restos de su padre, en el cementerio de Guadalajara, por orden de la juez María Servini de Cubría.

En el informe policial se expone que García Lorca era conceptuado como socialista por su vínculo con Fernando de los Ríos y otros "jerifaltes de igual signo político". Figura también como masón, perteneciente a la logia Alhambra con el nombre simbólico de Homero. Dice el documento que, cuando se produjo la rebelión liderada por Franco, García Lorca se encontraba en Granada, adonde había llegado días antes de Madrid, ciudad en la que residía.

En el lapso de pocos días se practicaron dos registros en su domicilio, a raíz de lo cual se refugió en casa de sus amigos, los hermanos Rosales Camacho (antiguos falangistas), donde permaneció hasta su detención, que el documento sitúa entre los últimos días de julio y los primeros de agosto de 1965.

Un grupo formado por Ramón Ruiz Alonso (diputado por la alianza de derecha Ceda), Juan Trescastro y otros cuyos nombres aparecen tachados, se dirigió al domicilio de los Rosales Camacho, acompañado por uno de los hermanos. La casa había sido rodeada por milicias y guardias de asalto.

Una vez efectuada la detención, se condujo a García Lorca a los calabozos del Gobierno Civil. Se interesaron por su libertad los hermanos Rosales Camacho y el jefe local y el jefe de Milicias de Falange, además de otras personas. Tras entrevistarse con el entonces Gobernador Civil de la provincia, no consiguieron la liberarlo pero "obtuvieron la impresión de que ya no corría peligro la vida de Federico García Lorca".

Luego se pudo precisar que García Lorca fue sacado del Gobierno Civil por fuerzas oficiales y conducido en un coche al término de Víznar, provincia de Granada, junto a otro detenido, y que en las inmediaciones de un lugar conocido como Fuente Grande "fue pasado por las armas". Dice el documento que fue "enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra, en un barranco (...) en un lugar que se hace muy difícil de localizar".

Comentarios