El cierre de Bleger
Martes 31 de Mayo de 2016

"Sentimos mucho dolor, no por la parte histórica sino por la falta de respeto a los laburantes"

Damián Bleger es hijo del fundador de la histórica librería del microcentro. Dijo que su familia se desvinculó del local comercial en 2001.

Damián Bleger, hijo de uno del fundador de la histórica librería del microcentro que lleva ese nombre y que fue cerrada este fin de semana por sus actuales dueños, expresó hoy su preocupación por el destino que tendrán los ocho empleados del comercio y cuestionó "la forma con la que se decidió terminar" con la actividad comercial.
Hoy, a las 11, en el Ministerio de Trabajo de la provincia se llevará adelante una reunión entre los actuales dueños y representantes de la Asociación Empleados de Comercio, para analizar el futuro de los trabajadores.
En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, Bleger remarcó: "El gran dolor que siento es por la forma en que se dio todo. Lo más preocupante es el futuro de los trabajadores. Por una cuestión de honor y para salvar el apellido que llevamos con tanta honra, la familia Bleger no tiene nada que ver con el negocio desde 2001".
Bleger, quien en la actualidad es subsecretario de Energías Renovables de la provincia, aclaró que ningún miembro de su familia tiene vinculación o relación comercial o laboral con los actuales dueños.
"Lamentablemente, Bleger es una marca comercial. Va mucho más allá de lo que es nuestro apellido. La librería continuó su actividad con otras familias a cargo. Sentimos mucho dolor, no por la parte histórica sino por la falta de respeto hacia los laburantes rosarinos".
"La librería tenía ocho empleados y no iba a hacerle ningún daño a los actuales dueños sentarse con ellos y establecer alguna salida si el negocio no continuaba más. Lo más criticable fue la forma en que se resolvió esta situación y la falta de respeto hacia el trabajo. ¿Como mirarán a la cara a sus hijos y decirles: dejamos a ocho tipos sin trabajo y sin darles ninguna explicación".
Bleger fue consultado sobre cómo vivió su familia este proceso de cierre del negocio que estuvo a su cargo hace más de 15 años. "Es muy doloroso que esto termine así. Nosotros vivíamos en la librería. Mi hermano de medio labura ahí. íbamos a saludar a los empleados. Eramos como una gran familia. Es una lástima por la gente que quedó allí. Mi padre rehizo su vida y cada uno de nosotros tiene su profesión. El gran dolor es la falta de respeto que tienen hacia la sociedad algunos empresarios rosarinos", agregó.




Comentarios