Edición Impresa
Martes 09 de Octubre de 2012

Sentido común "políticamente incorrecto"

Tanto la intendenta como su secretario de Gobierno salieron ayer a ponerle un freno a una escalada de cortes que ya distan demasiado de ser reclamos sociales.

Tanto la intendenta como su secretario de Gobierno salieron ayer a ponerle un freno a una escalada de cortes que ya distan demasiado de ser reclamos sociales. La gota que colmó el vaso fue un grupo de no más de diez personas que bloqueó el ingreso del relleno sanitario al que va la basura de la ciudad para exigir colectivos que los trasladen a un congreso de mujeres.

Los líderes de esa protesta omitieron dar sus nombres cuando los distintos medios los entrevistaron. ¿Acaso había algo que esconder? Si están encabezando un reclamo legítimo, ¿por qué no se identifican? Es más, ante la insistencia periodística optaron por revelar que se llamaban "Pedro" y "Vilma". ¿Habrá sido una jocosa referencia a los Picapiedras?

La protesta fue desmesurada, y por más que para muchos sea "políticamente incorrecto" fustigar los cortes o piquetes, es necesario que el Estado alguna vez se haga cargo de evitar perjuicios mayores.

Por más legítimo que sea el reclamo, siempre hay que entender que se vive en una sociedad en donde se debe respetar a todos los ciudadanos. Esto habría que explicárselo a quienes cortaron la calle en Ovidio Lagos al 1200 durante cinco días para protestar porque los desalojaron de la casa que habían usurpado.

Es decir, si se viola la ley, habrá que aplicar la Justicia. No se puede entender un reclamo que nace en un delito y dejar que esa protesta afecte a cientos de personas.

En tiempos donde la intolerancia parece ser moneda corriente se hace necesario más que nunca apelar al diálogo, de lo contrario se vive en la anarquía. Y por más que resulte políticamente incorrecto, que se diga que es "criminalizar la protesta" cuando se intenta identificar a quienes cortan una calle o se rotule como "de derecha" el discurso que pide simplemente aplicar la ley, es muy positivo que la Intendencia decida poner un freno a estas prácticas. De lo contrario, habrá que dejar que "Pedro" y "Vilma" decidan nuestros destinos.

Comentarios