Policiales
Martes 20 de Septiembre de 2016

Sentenciados y absueltos por cuatro grandes casos delictivos

Los distintos delitos achacados al grupo fueron agrupados por los fiscales en cuatro grandes casos, identificados por los apellidos de las víctimas.

Los distintos delitos achacados al grupo fueron agrupados por los fiscales en cuatro grandes casos, identificados por los apellidos de las víctimas. Según la acusación, en todos ellos los policías siguieron un mismo patrón: detener a una persona, intimidarla, exigirle dinero y luego revestir esos actos de legalidad al falsear documentos como el sumario, las visitas médicas o el libro de guardia.

El primero de la lista fue la extorsión a V., detenido en la calle con una codiciada pistola Glock por el Comando Radioeléctrico el 29 de marzo de 2014. En la seccional le exigieron 3 mil pesos para liberarlo y luego convencieron a su madre para que buscara a tres falsos testigos. Por distintos roles, en este asunto fueron condenado Ruiz Díaz, Farini y D'Angelo.

El segundo hecho fue el apriete a dos heridos de arma de fuego y la detención del acusado de balearlos, de apellido Q., el 16 de marzo de 2014. Recién lo soltaron, sin dejar registro, cuando la familia pagó 28 mil pesos por su libertad. Aunque librados del pesado encuadre de secuestro extorsivo, Ruiz Díaz y Farini fueron condenados aquí como coautores y Galván como partícipe.

En el caso "Almacén L.", todos menos Galván fueron encontrados culpables de extorsionar al dueño de un negocio precario de Campbell y Maradona por cierta irregularidad detectada en el local. En el caso de Farini y D'Angelo fueron responsabilizados de efectuar un allanamiento ilegal en el comercio. Pero no se pudo probar que los efectivos se apropiaran de mercadería y los cuatro fueron absueltos del delito de robo agravado.

Por último, en el caso P. fueron condenados los cuatro varones por acusar falsamente a un chofer de la empresa Quilmes de conducir un Ford Focus que se estrelló frente a su casa de Garzón al 3600 tras una persecución policial.

Su hermano asegura que pagó 5 mil pesos para liberarlo, aunque no pudo probarse que el conductor sufriera apremios ilegales.

Comentarios