Información Gral
Viernes 28 de Octubre de 2016

"Señor, no se vaya porque él va a matar a mi mamá"

Una niña de ocho años le formuló el desesperado pedido a un policía que acudió al llamado de una mujer golpeada por su pareja en Mendoza.

Un hombre que estaba golpeando duramente a su ex pareja quedó detenido en el departamento mendocino de Guaymallén luego de que la hija de ocho años de la mujer le avisara a la policía que el sujeto iba "a matar" a su mamá.

El hombre identificado como Andrés Sebastián Romero, quien tenía en su haber tres denuncias por violencia de género, estaba hasta ahora en libertad pero terminó preso tras su última "hazaña" este martes a la noche, cuando atacó a la madre de su hijo.

Además para la policía su nombre no era desconocido porque tenía tres pedidos de captura por distintos delitos.

Ese día por enésima vez discutió con su ex pareja. Los gritos se escuchaban en toda la cuadra, creando la preocupación lógica en el vecindario.

Entonces un vecino tomó las riendas y llamó al 911 para dar la novedad de lo que estaba pasando.

Mientras tanto, la mujer salió corriendo de la casa y fue hasta la esquina para escapar de la furia del hombre pero él la persiguió, la tomó por el cabello y la arrastró por la vereda hasta la vivienda.

Dentro de la casa de calle Caicedo al 3.800 estaban la hija de la mujer, de ocho años, con su hermano de dos. La nena vio en qué condiciones deplorables regresó su madre y la invadió el miedo. En ese momento la policía llegó. Tocó el timbre y el hombre salió como si nada hubiera pasado y así se lo hizo saber a los uniformados.

Fue lo último que pudo hacer. La pequeña ante el peligro que significaba que la policía se fuera, se metió en el medio de las piernas del uniformado e imploró: "Señor, no se vaya porque él va a matar a mi mamá". Frente a este ruego los efectivos no perdieron tiempo y entraron rompiendo la puerta. Allí encontraron brutalmente golpeada a la mujer, quien ya lo había denunciado.

Otros casos. El departamento mendocino de Godoy Cruz fue testigo de dos casos violencia de género en las últimas horas. Uno en el barrio Irrigación, donde una mujer pidió ayuda porque la mantenían encerrada desde hacía tres días con una beba de cinco meses.

Pidió socorro y la vecina llamó al 911. La policía se llevó detenida a la pareja y también al suegro, de 35 y 62 años, respectivamente. Están en el calabozo de la Comisaría 27.

La carátula es privación ilegítima de la libertad agravada por el vínculo y uso de violencia de género.

El segundo hecho ocurrió en el lote 35 del barrio Urundel, donde una chica de 22 años, María Moyano, era sometida a maltratos por su pareja, Carlos Cabrera, quien por orden del fiscal Gustavo Fehlmann quedó detenido en el mismo calabozo que el anterior, en la Comisaría 27.

Otro grave suceso ocurrió el martes en Rodeo de la Cruz, Guaymallén, cuando una mujer recibió una brutal paliza, hecho por el que denunció a su ex pareja.

Pero el sujeto no se conformó con este ataque sino que también abusó de ella sexualmente. Esto fue detectado por el Cuerpo Médico Forense cuando la víctima fue revisada tras la denuncia.

La policía detuvo al sospechoso en la misma casa donde ocurrió el hecho y lo dejó detenido. Fue imputado de abuso y coacciones, y será llevado al penal.

Comentarios