Edición Impresa
Sábado 29 de Marzo de 2014

Semillas: los nuevos transgénicos reavivan la polémica por el marco legal

Funcionarios, abogados y especialistas en propiedad intelectual debatieron sobre regalía extendida y el canon tecnológico.

La llegada al mercado de la nueva variedad de soja transgénica RR2 Pro o Intacta, con tolerancia a herbicidas y resistencia a insectos que desarrolló Monsanto, reavivó la vieja discusión por el cobro del canon (patentes) sobre eventos de biotecnología y por las regalías extendidas por la genética que desarrollan las compañías semilleras sobre esa innovación en sus germoplasmas, expresadas en distintas variedades.

"Hay que trabajar por un mercado de semillas más justo, con igualdad de oportunidades para todos los actores del sistema, sin importar el tamaño económico", sintetizó el presidente de la Cámara Argentina de Semilleros Multiplicadores (Casem), Raúl Pagnoni.

En ese sentido, manifestó que es prioritario regularizar la cadena de la semilla y elevar el uso de la semilla legal a no menos del 90 por ciento de las bolsas que se utilizan en cada campaña. Puntualmente, por el lado de los semilleros criadores propuso que "se les debe asegurar el cobro de una regalía única e integral en la bolsa y que se les asegure el libre acceso a los eventos biotecnológicos que se inscriban, en la medida que cumplan con los requisitos legales vigentes".

Con la tecnología Intacta, Monsanto ideó un nuevo sistema de comercialización que le garantice el cobro de la patente por la innovación. De ese modo, estableció que el germoplasma se venderá al productor como hasta ahora a un determinado valor por bolsa y a través de distintos semilleros, pero la tecnología incorporada se comercializará por tonelada de rendimiento. Para eso suscribió contratos con los productores en forma individual en el que éste acepta la tecnología patentada y se compromete a pagarla voluntariamente, mediante una declaración, o bien con una penalidad si cuando la mercadería llega al acopio se detecta que se trata de semilla Intacta.

En pleno debate sobre los alcances de una nueva ley de semillas, para buscar un nuevo marco regulatorio ante el creciente aumento de nuevos desarrollos en biotecnología, especialistas del ámbito jurídico volvieron a instalar el tema en la agenda pública. Lo hicieron en el marco del seminario "Patentes, contratos entre privados y propiedad intelectual: elementos centrales para una política pública" —que organizó Casem la semana pasada en la sede rosarina de Agricultores Federados Argentinos (AFA)— del que participaron Salvador Bergel, Rafael Pérez Miranda, Aldo Casella y Arturo Moderna, quienes abordaron variables y criterios para orientar las políticas nacionales en la actividad.

Del encuentro también participaron además de Pagnoni el secretario del Sistema Agropecuario, Agroalimentario y Biocombustibles de Santa Fe, Luis Contigiani, y un representante del Ministerio de Agricultura de la Nación, quien se vio un tanto intimidado por los cuestionamientos de los especialistas, que en una postura casi unánime plantearon que el Estado no interviene sobre un tema clave para el país y deja librado a la esfera privada el cobro del canon por el uso de la nueva soja RR2 Pro.

Pagnoni resaltó que Casem "no está de acuerdo en el cobro de patentes en el producto final (como establece actualmente Monsanto) porque genera una distorsión total de la cadena productiva de semillas autógamas, constituyéndose de esta forma en un cheque en blanco al comercio ilegal de semillas".

"Para nuestra institución es fundamental que se logre un desarrollo armónico de toda la cadena, que cada sector obtenga una ganancia lógica y equitativa y sea el Estado, a través del Instituto Nacional de Semillas (Inase), el único fiscalizador del proceso", apuntó el dirigente.

En el marco de una legislación como la actual, todos los cuestionamientos apuntan hacia la decisión que tomó Monsanto a la hora de introducir en el mercado la nueva soja Intacta, fundamentalmente en el mercado argentino en el cual la compañía tuvo complicaciones legales a la hora de la aprobación del cobro de las patentes para la variedad RR. Casella resaltó, por su parte, que los contratos no solamente afectan a la semilla sino la disposición misma del producto y consideró que "son verdaderos programas de comando de la cadena en toda su extensión".

"Tratan de vincular de una manera coordinada a todos los actores de la producción", dijo y señaló que "la agenda debe ser instar a las políticas públicas a evitar situaciones de monopolios, aún respetando la lógica de expectativas de ganancias del que introduce las innovaciones".

Por otro lado, para el especialista en derecho agrario, "hay que generar la conciencia sobre el significado de estas estrategias contractuales para los productores, para los acopiadores y hasta para los industriales". El especialista sostuvo que "la intención de estas compañías es generar una regulación paralela al Estado, prescindiendo justamente del Estado y de la ley".

MARCO JURíDICO. Casella consideró que una nueva ley de semillas zanjaría la discusión en la medida que se contemple a la biotecnología. "En los textos que se han conocido de los anteproyectos (de fines de 2012) no se quiere vincular el problema de patentes con el de variedades vegetales, por lo tanto, deja libre la cuestión a la posible imposición de condiciones a aquellos que detentan las innovaciones", puntualizó.

Bergel, en tanto, subrayó que "todo lo que se vincula con la semilla, el germoplasma, es de interés público nacional". El especialista en derecho comercial y de la propiedad industrial, biotecnología y bioética resaltó que "un país que consigue la mayoría de sus divisas de la agricultura no lo puede dejar librado al interés privado", al tiempo que insistió y coincidió con los otros panelistas en la necesidad de un debate público para discutir una nueva ley de semillas.

El abogado planteó que es prioritario y "muy importante" que se abra el debate en todo el país porque se trata de cuidar los intereses nacionales.

Pérez Miranda mostró su disconformidad con el sistema que actualmente aplica la multinacional desarrolladora del evento. "No importa que en la semilla ya se pagó la tecnología, ahora cuando venda también hay que pagar, pero como además no confía, sólo podrá ser cuando firme un contrato", indicó en referencia a la modalidad contractual que dispuso Monsanto para la soja Intacta.

El especialista aclaró que el objetivo de otorgar a los inventores u obtentores un derecho de exclusividad es para que puedan obtener una ganancia superior a la tasa de ganancia promedio del mercado, pero no se puede abusar del privilegio ni incluir cláusulas que se puedan calificar como prácticas monopólicas absolutas o relativas.

Abastecimiento. Por otra parte, mencionó las negativas de abastecer al mercado en condiciones comerciales razonables. "La red de comercialización organizada por Monsanto no se puede considerar que se sustenta en condiciones comerciales razonables", señaló Pérez Miranda.

El académico, además, dijo que exigir a los compradores de semillas que se comprometan a vender el resultado de sus cosechas sólo a los adquirentes autorizados por Monsanto limita la libertad del comprador de vender libremente el producto de su trabajo. Asimismo, consideró que el sistema encarece el precio del producto al establecer la obligación de segregar la soja RR2 Intacta de cualesquier otra soja, desde el momento de la cosecha hasta la entrega al comprador final.

"Si un productor no hubiera suscrito la licencia que pretende exigir Monsanto —porque compró la soja a un vendedor que no se lo exigió voluntariamente o por olvido, porque compró la soja legalmente a un importador o a un distribuidor extranjero; porque adquirió legalmente la soja en cualesquier otro negocio jurídico sin suscribir una licencia con esa carga— tendría que pagar un plus no pactado, sería víctima de una extorsión (enriquecimiento ilícito). Si un productor agropecuario hace una entrega de un lote de soja que, por motivos ajenos a su voluntad, tiene algunos ejemplares de RR2, deberá pagar un plus por el sólo hecho de que si no lo hace no podrá vender su cosecha", especificó Pérez Miranda.

Comentarios