Cartas de lectores
Miércoles 06 de Julio de 2016

Semáforos tramposos

En nuestra querida ciudad, el Ejecutivo y los concejales nos hacen creer que trabajan para el pueblo, pero yo no pienso que sea de ese modo.

En nuestra querida ciudad, el Ejecutivo y los concejales nos hacen creer que trabajan para el pueblo, pero yo no pienso que sea de ese modo. Acá tenemos semáforos sólo para facturar y no para proteger a los ciudadanos y poner orden en el tránsito. Hay ciudades que sí se ocupan del ciudadano y no son precisamente del Primer Mundo. Acá nomás, en Escobar, provincia de Buenos Aires, disponen en el semáforo de un dispositivo que marca los segundos que faltan para que cambie de color. Ese simple dispositivo tiene en la práctica muchos beneficios: le indica al conductor el tiempo que dispone para pasar la bocacalle o frenar, uno puede calcular para no quedar a la espera, evita que lo roben en el tiempo que está detenido, el peatón sabe cuando puede cruzar seguro por la senda peatonal, se evitan choques por frenadas bruscas cuando cambia el semáforo, y se cometen menos infracciones de tránsito. Eso haría que se cobren menos multas por pasar semáforos en rojo o invasión de la senda peatonal, lo que me mueve a pensar que al Ejecutivo rosarino sólo le interesa recaudar, y a los concejales no se les cae una idea ni siquiera copiando lo que se hace bien en otras ciudades.

Andrés Sollima

Comentarios