la_region
Miércoles 29 de Junio de 2016

Seguirá detenido el empleado judicial abusador

El juez de Investigación Penal Preparatoria (IPP), Gonzalo Basualdo, confirmó el lunes la prisión preventiva de Manuel Díaz, el empleado judicial acusado de abusar a su hija menor en varias ocasiones...

El juez de Investigación Penal Preparatoria (IPP), Gonzalo Basualdo, confirmó el lunes la prisión preventiva de Manuel Díaz, el empleado judicial acusado de abusar a su hija menor en varias ocasiones en la ciudad de Vera, en un caso que trascendió además porque, tras recuperar la libertad, fue denunciado por nuevos abusos contra la joven y, luego, por hacerla ingresar mediante engaños a la Alcaidía local para que convencerla de que se retractara.

En el caso actúa como querellante en representación de la víctima. el Centro de Asistencia Judicial (CAJ) del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. La defensa había pedido una morigeración de la prisión preventiva, a lo que el CAJ y la Fiscalía "se opusieron enfáticamente por existir riesgos procesales, peligro de fuga y de entorpecimiento de pruebas", explicó el abogado querellante Nicolás Vera. El juez apoyó esta postura y ordenó que el imputado siga detenido, rechazando el pedido de la defensa.

"Esperamos que queden firmes las resoluciones del juez ya que el paso siguiente sería el inicio del juicio", dijo el letrado. "Tenemos la firme convicción de la autoría de los hechos de abuso sexual sobre la menor de edad. El CAJ, como inst, es la única oficina de víctimas del país que actúa como querellante", detalló Vera.

Reincidente. Díaz fue durante muchos años empleado del Juzgado de Instrucción de Vera. Al momento de la primera denuncia de la adolescente, en febrero de 2015, se desempeñaba en el Servicio Público Provincial de la Defensa Penal y fue detenido a raíz de la investigación por los abusos sexuales denunciados. Tras dos meses recuperó la libertad y regresó a su casa mientras que la joven fue a vivir con su madre. En junio de 2015 fue nuevamente sometida sexualmente en la calle y otra vez sindicó como autor a su padre lo que le valió a Díaz la prisión y una segunda causa penal.

En el primer caso, por el que la CAJ pidió 25 años de cárcel, se lo acusa por los delitos de "abuso sexual gravemente ultrajante, corrupción de menores agravada por ser persona conviviente y abuso sexual con acceso carnal, todo agravado por ser encargado de la guarda del menor. En relación con el segundo hecho, el CAJ pidió 21 años por los delitos de abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado por grave daño a la salud y por ser encargado de la guarda, así como desobediencia a una orden judicial, porque tenía prohibido acercarse a su hija.

El juez de IPP admitió en su totalidad la acusación presentada por la Fiscalía y la querella, ordenó que oportunamente se abra el juicio, ratificó la prisión preventiva y admitió toda la prueba presentada por el CAJ. Sin embargo la defensa planteó una apelación por estar en disconformidad con la resolución del juez.

Comentarios