El Mundo
Miércoles 17 de Agosto de 2016

Secuestran a uno de los hijos de "El Chapo" Guzmán junto a otros cinco hombres

El hecho ocurrió en un restaurante de Puerto Vallarta, zona bajo control del cártel de Jalisco, enemigo del de los Guzmán.

Un hijo de Joaquín "El Chapo'' Guzmán fue secuestrado junto a otros cinco hombre por un grupo de pistoleros en el balneario mexicano de Puerto Vallarta, confirmaron las autoridades judiciales. Se cree que el joven habría sido víctima de un cártel enemigo del que maneja su familia, pero también podría tratarse de un conflicto interno dentro de la organización criminal del Chapo, quien fue detenido en enero pasado y enfrenta una segura extradición a Estados Unidos.

El fiscal del estado de Jalisco, Eduardo Almaguer, anunció que se logró determinar que entre los secuestrados en un restaurante de Puerto Vallarta la noche del lunes está Jesús Alfredo Guzmán Salazar, de 30 años. El nombre es el de un hijo distinto del Chapo al que originalmente se creía secuestrado, Iván Archivaldo. Jesús Alfredo es menor. Iván Archivaldo asumió junto con Ismael Zambada García, "El Mayo", el control del cártel de Sinaloa tras la captura de "El Chapo". "Alfredillo" fue acusado en 2009 de tráfico de drogas. Junto con Jesús Vicente Zambada Niebla, hijo de "El Mayo", se encargaban de coordinar el envío de drogas a Estados Unidos desde Centro y Sudamérica, teniendo como base México. De acuerdo con autoridades de Estados Unidos, Jesús Alfredo utilizaba diversas vías para el traslado de droga, desde lanchas hasta aviones de carga Boeing 747 y submarinos. Una célula del cártel establecida en Chicago alcanzó a introducir y comercializar de 1500 a 2000 kilos de cocaína por mes.

El fiscal Almaguer señaló que miembros del cártel Jalisco Nueva Generación estarían detrás del secuestro. Más temprano, el fiscal Almaguer había señalado como "una presunción'', que uno de los secuestrados era Iván Archivaldo Guzmán, alias "El Chapito", pero luego esto se descartó.

El grupo fue secuestrado en un restaurante del balneario de Puerto Vallarta. Las mujeres que formaban parte del grupo no fueron secuestradas, y una persona que cenaba con el grupo partió minutos antes del secuestro. Los autos de lujo de los secuestrados quedaron en el estacionamiento. Sobre los secuestrados, el fiscal Almaguer dijo que "varios de ellos tenían identidades falsas'', lo que complicaba la tarea de determinar sus verdaderas identidades. Aquí pudo surgir la confusión entre Iván y Jesús Alfredo.

El cártel Jalisco Nueva Generación es el más potente de la zona, y es el enemigo declarado del de Sinaloa. Jalisco Nueva Generación ha crecido rápidamente, hasta convertirse en el principal rival del de Sinaloa. Ambos son las bandas de narcos más poderosas de todo México.

Pero los expertos señalaban ayer que el secuestro podría obedecer a otras razones. Iván Archivaldo habría pasado por encima de los aliados de su padre en el negocio y tiene reputación de ser un matón. Su hábito de poner fotos de licores caros, ropa exclusiva, pistolas y vehículos de lujo en las redes sociales irrita a los traficantes tradicionales, acostumbrados al bajo perfil. "Iván Archivaldo era un loquito, hijo de papi'', comentó Raul Benítez, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México cuando aún se lo creía el secuestrado. El secuestro de su hermano menor Jesús Alfredo podría explicarse igualmente por la guerra con la banda rival o por el conflicto interno dentro del cártel de Sinaloa.

Mientras tanto, los promotores del turismo de Puerto Vallarta se apresuraron a asegurar a los visitantes que se trataba de un "incidente aislado". El mismo fiscal Almaguer dijo acerca de las víctimas que "no se trataba de turistas o de ciudadanos que se dedican a actividades lícitas. Se trataba de personas vinculadas a un grupo delictivo''.

Los expertos conjeturan que éste podría el más reciente de una ola de ataques contra la familia de Guzmán, lo que parece indicar que el capo del narcotráfico ha perdido control del cártel de Sinaloa. En junio un escuadrón irrumpió en la casa de la madre de Guzmán, en el estado de Sinaloa.

Detalle llamativo. El analista de seguridad Alejandro Hope, que vive en Ciudad de México, dijo que aunque Jalisco Nueva Generación controla la zona, es posible que otro grupo haya ingresado en la ciudad. Hope también señaló que era muy extraño que un grupo de miembros de una organización delictiva profesional fueran secuestrados sin que se hubiera hecho un solo disparo. "Lo que sorprende un poco es que en efecto fueran narcotraficantes pero no tuvieran nada de seguridad'', apuntó.

Comentarios