Edición Impresa
Lunes 07 de Julio de 2008

Sea breve

Hay un principio que parece reforzarse cada vez más en las generaciones de nativos digitales: los textos en internet tienen que ser breves. Un concepto firme, claro, bien masticado, algunas palabras en negrita y un par de vínculos. Fin del artículo web, clic y a otra página, a seguir recorriendo el ciberespacio.

Hay un principio que parece reforzarse cada vez más en las generaciones de nativos digitales: los textos en internet tienen que ser breves. Un concepto firme, claro, bien masticado, algunas palabras en negrita y un par de vínculos. Fin del artículo web, clic y a otra página, a seguir recorriendo el ciberespacio.

Lo dice Jakob Nielsen, el llamado "gurú de la usabilidad web" (por feo que suene), un danés de aspecto simpático y hasta algo excéntrico que no basó su prestigio y celebridad (virtual) en libros llenos de complejas parrafadas y citas, sino en un puñado de columnas de internet... breves, por cierto.

Se me hace difícil escribir corto. Si me dediqué al periodismo gráfico fue por mi afición a la escritura, y me cuesta compartir esta tendencia actual de muchos diarios que "se inventaron una rara especie: el lector que no lee", como dice Martín Caparrós. Estoy convencido de que, ante la avalancha informativa del tándem radio-TV-internet, el periódico debe ofrecer un contenido extra para poder competir, esto es: artículos que desmenucen la información y añadan distintos puntos de vista, infografías, opiniones de firmas destacadas, crónicas y más crónicas. Pero en internet el escenario es muy distinto. Y se me hace difícil escribir corto.

Dice Jakob Nielsen que el lector promedio de internet lee apenas el 28 por ciento de las palabras que aparecen en una página web, aunque la mayoría se limita tan sólo al veinte por ciento. Incluso recomienda escribir apenas la mitad de lo que escribiríamos para el diario impreso. Más datos (que muy pocos leerán, de acuerdo con lo que dice este hombre): sólo el 16% de los usuarios lee palabra por palabra, y un nuevo estudio afirma que los lectores web miran su correo electrónico incluso con menor detenimiento que al entrar a un sitio de internet.

Nielsen dice que hay que usar hipertexto (vínculos) para dividir la información en páginas múltiples. Y hasta introduce el término escaneabilidad. ¿Qué es esto? Los usuarios de internet suelen escapar a los grandes bloques de texto, por lo que utilizan un método de escaneo visual, saltando de un párrafo a otro, dirigiendo la atención sólo a ciertos puntos clave de la escritura. ¿Hay alguien que todavía está leyendo todo esto?

Para facilitar el escaneo, lo ideal es separar el texto en dos o tres bloques con subtítulos que indiquen claramente a qué se refieren las distintas secciones, y destacar algunas palabras en negrita y ciertos párrafos con viñetas. Según Nielsen, los vínculos también ayudan a esta lectura segmentada.

No me resigno e insisto en recomendarle a mi hijo más grande ciertos materiales de lectura, y la mejor manera de engancharlo con algún texto es en su ámbito, internet. "Leé esto", es la sentencia, ante su inevitable cara de fastidio. "¿Es largo?", pregunta. Ya sé que va a escanear el artículo, leer quizás el primer párrafo, los subtítulos, las negritas, las viñetas y, con un poco de suerte, hacer un clic en algún vínculo que le resulte medianamente atractivo.

Según Nielsen, a esta columna le faltan subtítulos y ya le estarían sobrando al menos dos párrafos, así que sólo quedan un vínculo por acá y otro más allá, y ya es suficiente.

Comentarios