Información Gral
Jueves 01 de Septiembre de 2016

"Se terminó la pesadilla", dijo la abogada víctima

La abogada Vanesa Rial, víctima de Martínez Poch, dijo que a partir de la sentencia "se terminó la pesadilla".

La abogada Vanesa Rial, víctima de Martínez Poch, dijo que a partir de la sentencia "se terminó la pesadilla".

"Voy a empezar a vivir. Es el día más feliz de mi vida, después de tres años. Es un volver a empezar, reparar todo", dijo la profesional tras agradecer a los jueces.

Hace un mes, su testimonio frente al tribunal había causado espanto al exponer sus padecimientos. "Yo quería escapar, siempre quise escapar pero no tenia voluntad debido al alcohol y las pastillas que me obligaba a tomar", explicó aquella vez a los jueces. Dijo que cuando unos amigos se lo presentaron a Martínez Poch en 2013 "me pareció encantador, seductor, era haber encontrado al Príncipe Azul, pero al tercer día de la relación me dio la primera paliza y me mostró toda su maldad".

"El departamento no era un departamento común —recordó— (...), la cama estaba en el living, a la vista de todos, al lado del balcón y a pesar que le dije que era fóbica a los balcones se aprovechaba de mi miedo y me violaba en el balcón", expuso aquella vez.

La abogada, llorando, contó que el disc jockey la obligaba a tener sexo con sus amigos, pudiendo identificar a uno de ellos como Pablo Rodríguez.

Rial contó también que Martínez Poch orinaba dentro de su boca y se reía al ver los intentos de ella de zafarse de él. "Me decía que era normal tomar pis y que él iba a hacer lo mismo con mi pis. Nunca me dejaba ir sola al baño, me acompañaba y se tomaba mi pis y si no me salía mucho pis me golpeaba".

También contó que el hombre solía abusar de una perra que una vecina le traía para cuidarla y tras untar su pene de dulce de leche o mermelada obligaba al animal a lamérselo. A similar práctica sometía a Rial, colocando mermelada en su vagina para que la perra se la lamiera.

Rial precisó que "El Conde" —como lo apodaban en el ambiente nocturno platense— le daba muchas pastillas, e incluso le inyectaba psicofármacos.

Comentarios