Economía
Viernes 28 de Octubre de 2016

Se profundiza la crisis industrial con más recesión e importaciones

Fisfe, los sindicatos industriales y el ministro de Producción alertaron sobre acuerdos de libre comercio. Negocian cupos sectoriales

La invasión de productos importados se profundizó en los últimos meses y potenció la crisis del sector industrial, ya golpeado por la caída del consumo interno y el aumento de los costos. Los complejos locales de producción de heladera, calefactores eléctricos, carrocerías, carne porcina y aviar, golosinas y muebles son los más afectados.

Estos datos fueron difundidos a través del quinto informe del Observatorio de Importaciones que crearon la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) y el Ministerio de Producción de la provincia. El nuevo estudio fue presentado ayer en la sede de la central fabril, con la participación de un nuevo actor en esa mesa de trabajo: la recién creada Asociación Industrial Santafesina (Asisfe), que reúne a los sindicatos locales del sector industrial. Esta central nació, precisamente, con la idea de reclamar medidas frente a los despidos, suspensiones y reducción de horas trabajadas que la recesión y la apertura provocan en las empresas del ramo.

Las tres patas de la mesa de concertación que se armó el viernes pasado durante la reunión del gobernador Miguel Lifschitz con Fisfe y Asisfe enmarcaron la presentación del nuevo informe del Observatorio, que podría ser replicado a nivel nacional a partir de una inquietud de la propia Confederación General del Trabajo (CGT). El ministro de Producción, Luis Contigiani, señaló que el trabajo de este espacio público y privado impulsó algunas instancias de negociación a nivel nacional, como el acuerdo de cupos en el sector de calzado e iniciativas similares en el caso de colectivos y heladeras.

Más allá de estos logros, advirtió que las importaciones de bienes de consumo volvieron a aumentar en septiembre, como lo indicaron los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), poniendo más presión sobre una economía ya golpeada por la recesión.

Tratados. "No hay caso de un país que haya crecido descuidando su mercado interno", se quejó. Y en ese punto llamó la atención sobre las declaraciones del ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera, a favor de avanzar en un acuerdo comercial entre el Mercosur y Estados Unidos. "Espero que antes de avanzar en ese sentido se consulte a los industriales y a los trabajadores", dijo.

El presidente de Fisfe, Guillermo Moretti, puso el grito en el cielo: "Hace cinco años que el mundo no crece, hay exceso de oferta y la demanda cae, frente a eso todos los países están protegiendo sus mercados, y Estados Unidos es un ejemplo". Expuso, en ese sentido, el caso de las trabas al ingreso de limones argentinos.

También arremetió contra los reclamos de "competitividad" del gobierno nacional. "No es momento de hablar de competitividad si no de hacer lo que están haciendo todos los países, que es defender su producción y sus mercados", arengó.

El coordinador del Observatorio, Marcelo Comelli, dijo que los datos actualizados del informe muestran una profundización de la tendencia a la importación, sobre todo de bienes de consumo.

Un caso emblemático es el de las heladeras, cuya importación creció 292 por ciento en diez meses de 2016 respecto del mismo período de 2015. La diferencia también es notable respecto del año 2014. Las 94.269 unidades importadas desde enero suman presión a un mercado que ya cayó en 400 mil unidades. El ingreso de exhibidoras aumentó 1.498 por ciento y el de calzado en general 28 por ciento. La importación de muebles creció 45 por ciento y la de colectivos carrozados 70 por ciento. "En octubre la importación superó a la de todo 2015", dijo.

También creció el ingreso de acumuladores eléctricos, de pulverizadoras (162 por ciento) y de alimentos. En este último segmento, la importación de carne porcina subió el 110 por ciento, y 352 por ciento en el caso específico de la bondiola. El pollo trozado aumentó en un 750 por ciento.

Pinceles. El observatorio se alimenta de la demanda de las propias empresas, que en cada entrega aportan datos sobre su actividad. Ayer, una histórica fábrica de pinceles de Rosario informó sobre el ingreso de más de 7,8 millones de pinceles chinos, 1,5 millón más que el año pasado.

"Las importaciones crecen pero aun cuando se mantuvieran, el impacto seguiría siendo muy duro porque cayó abruptamente el mercado", dijo Comelli.

Antonio Milici, secretario adjunto de Smata Rosario, en representación de los gremios industriales presentes, sumó la preocupación de los trabajadores por el impacto de la crisis en la industria.

Comentarios