Edición Impresa
Sábado 18 de Enero de 2014

Se produce y se exporta cada vez menos girasol en la Argentina

La Argentina producía en 1999 más harina de girasol y exportaba el 90 por ciento de su producción, mientras que en la actualidad, con menos volumen, exporta apenas el 50 por ciento, y en la...

La Argentina producía en 1999 más harina de girasol y exportaba el 90 por ciento de su producción, mientras que en la actualidad, con menos volumen, exporta apenas el 50 por ciento, y en la campaña 2013-2014 puede llegar a recolectar 2,5 millones de toneladas de grano, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario.

La inminente cosecha de girasol se concentra hacia el norte del país, principalmente en las provincias del NEA y en el centro-norte de Santa Fe. El Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales porteña indicó que el progreso en la recolección a nivel nacional es de 10,5 por ciento, y en números absolutos se levantaron unas 150 mil hectáreas, que aportan un volumen superior a las 200 mil toneladas.

Mientras, el PAS mantuvo su proyección de producción de girasol en 2,5 millones de toneladas para la campaña 2013-2014.

En tanto, un análisis de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa rosarina, a cargo de su director Julio Calzada, señaló que la Argentina muestra un retroceso en el mercado mundial de girasol y crushing.

Así, en 1999 Argentina producía más harina de girasol y exportaba el 90 por ciento de su producción, en la actualidad, con menos volumen producido, exporta apenas el 50 por ciento, se dijo.

Entre las principales causas de esta reducción en la producción y comercialización externa de harina figuran "la caída en los precios internacionales del aceite y harina de girasol ante el aumento en la oferta de aceite de palma; la mayor competitividad de la soja; y la incidencia del flete camionero y ferroviario que impacta en la rentabilidad del productor".

El informe de la Bolsa rosarina indica que este proceso de pérdida de mercados externos en aceite y harina de girasol implica para el país una menor generación de divisas. "Es preciso tener en cuenta que el principal producto de la molienda de girasol y el que contribuye, casi excluyentemente, a la formación de su precio es el aceite", se dijo.

La harina de girasol normalmente se vende como insumo forrajero para la producción de carnes y leche, tanto en el mercado interno como en el exterior.

En la última campaña 2012/2013, la Argentina en aceite de girasol mantiene el mismo lugar, cuarto en el mercado mundial con una producción estimada en la campaña 2012-2013 de 1.277.000 toneladas de harina de girasol.

"Lo llamativo es que Argentina tenía hace 14 años atrás en 1999, una producción de harina de girasol un 58 por ciento más alta que la registrada en el año 2012 y un coeficiente de exportación del orden del 90 por ciento, tal como hoy muestra el país líder en producción y exportaciones que es Ucrania", indicó Calzada.

Marcha atrás. Este retroceso de Argentina en los mercados de la harina de girasol obedece a diversos motivos. Desde 1999 se observa una fuerte caída en la molienda de semilla de girasol y, consecuentemente, en la producción de aceite, pellets (harina) y expeller de girasol.

De acuerdo con la información del Ministerio de Agricultura, se puede inferir que en los últimos 14 años la producción de aceite de girasol sufrió una fuerte retracción: se redujo de 2.471.550 toneladas en el año 1999 a 1.541.580 toneladas en el 2012.

Comentarios