Edición Impresa
Viernes 18 de Enero de 2013

Se piensa en la pelota y ambos tienen dudas

La ciudad toda, y en ellos por supuesto los clubes y todos los que lo componen, tienen ante sí la gran oportunidad, y la responsabilidad, de que el clásico del domingo en el Gigante y el del Coloso una semana después, sean una verdadera fiesta.

¿Será que ganará la mayoría, la de los hinchas amantes del fútbol y de sus clubes que no quieren más que vivir un partido de fútbol en paz? La ciudad toda, y en ellos por supuesto los clubes y todos los que lo componen, tienen ante sí la gran oportunidad, y la responsabilidad, de que el clásico del domingo en el Gigante y el del Coloso una semana después, sean una verdadera fiesta. Y hacer todos los esfuerzos a su alcance, y más, para que los violentos que son claramente minoría y que no representan al resto ni a la pasión ciudadana, no se cuelen nunca más en una historia rica como es la de un Central-Newell’s, la de un Newell’s-Central. Si después de la reunión de anoche en tribunales con todas las partes (ver página 3 de Rosario y la región), se pasa de los deseos y de los dichos a los hechos, de ahora en más, a horas del encuentro, sólo habrá que pensar en el fútbol, sin dudas lo más importante. Y en ese aspecto, los dos equipos llegan con dudas.
Nuevamente ayer los que dieron el ejemplo fueron los auténticos protagonistas: los jugadores y técnicos. Ellos volvieron a hablar de paz, de convivencia, de bajar decibeles. Y ese espíritu, que seguramente es el de la mayoría en Rosario, es el que debe predominar aunque sean noticia esos pocos otros, los que quieren ser más importantes que aquellos inclusive.
De hecho, como se dijo, es ese ánimo el que los planteles dejaron traslucir en todo momento. Y por eso ambos se preparan con la importancia que merecen estos partidos, más allá de tratarse de amistosos, pero sin perder de vista que lo más importante para Newell’s y Central llegará después.
Ambos técnicos preparan el derby con seriedad, pero no arriesgarán a los que tienen molestias, como Jesús Méndez (ver página 4) y Pablo Pérez (6 y 7). Ya lo juegan. A completarlo el domingo.

 

Comentarios