Ovación
Viernes 21 de Octubre de 2016

"Se llama Santiago como Santamaría y Sa Sá Salcedo"

Pablo Tedeschi y Carolina Steola son los padres leprosos de Santiago, quien nació de una cesárea programada, de manos de un obstetra rojinegro, el 2 de junio, día en que Newell´s, en 1974, salió campeón del torneo Metropolitano en cancha de Arroyito.

Uno tiene un año y un mes, y le pusieron Marco, de primer nombre, y Ruben, de segundo. Otro cumplió cuatro meses y lo bautizaron Santiago: como a "Cucurucho" Santamaría y a "Sasá" Salcedo. Esos pocos datos ya anticipan gran parte de esta nota. Sí: cualquier persona nacida en Rosario sabe que se trata de dos nenes, hijos de fanáticos hinchas de Rosario Central y Newell's Old Boys. Mezcla de amor e insensatez. Ovación tomó sólo dos casos testigo de mini hinchas canallas y leprosos. Chicos con la camiseta puesta desde la panza. Son un par de entre los cientos de nenes que prácticamente cuentan con carnet de socio antes de nacer y que concentran al lado de sus cunas más merchandasing futbolero que una tienda oficial. Con ustedes dos grandes de este clásico: Marco Ruben Marizza Herrera y Santiago Tedeschi Steola.

"Me gustaría que viviera el fútbol con un poquito menos de locura...aunque si sale como yo no me quejo", dijo el papá de Santiago Tedeschi, Pablo, de 40 años, un leproso rabioso a quien no le tiembla la voz al decir que es absolutamente "anticanalla". A tal punto es su fanatismo y animadversión por el club de Arroyito que no usa ninguna prenda de color azul y menos, mucho menos, una auriazul.

Arquitecto y también papá de Valentina (13 años), decidió con su mujer Carolina (36 años, agenciera de turismo, de padre charrúa pero de Newell's aunque menos pasional que su marido) llamar a su hijito Santiago como Santamaría y Sa Sá Salcedo. Hasta ahí nada que no pueda hacer un futbolero de alguno de los dos grandes cuadros rosarinos. El tema es que el obstetra había calculado que Santiaguito naciera el 13 de junio pero algunas dificultades de crecimiento intrauterino hicieron adelantar la cesárea.

"Habíamos ido el 2 de junio al sanatorio para una ecografía, el médico tras ver los estudios dijo que el nene debía nacer y yo le pedí especialmente si podía intervenir ese mismo día y no el siguiente, es que el 2 es una fecha especial para la lepra (fecha que en 1974, con un gol definitorio de Mario Zanabria, Newell´s salió campeón en Arroyito tras empatar 2 a 2)", relató Pablo y reconoció que la alegría que le provocó la respuesta afirmativa del médico opacó toda la preocupación por su hijo. "Allí supe que todo saldría bien y fue así", confesó el orgulloso papá.

La madre de Santiago relata el mismo episodio con otro tono.

"Los dos, el obstetra que también es de Newell's, y él estaban chochos y yo no lo podía creer, estaba por nacer mi hijo", recordó con una sonrisa la mamá de Santiago antes de contar que el nenito nació con 2,100 kilos y estuvo varios días internado en neonatología, lo que demoró el trámite de obtención del carnet de socio (ver aparte).

Pablo habla de Newell's y se emociona. Pero el nene, metido en cochecito rojinegro, con gorrito, babero, camiseta, medias y todo lo que le aportó su familia rojinegra desde antes de nacer, aún no entiende la pasión de su padre ni tampoco la de su tío, Franco, de 35 años.

"Le regalé lo que te imaginés", reconoció el tío. "Ranita, babero. Imaginate, es el primer sobrino varón. Ojo, a mi sobrina Valentina también le regalé de todo, ya tiene su platea. Sí, con mi familia somos fanáticos. Si tengo un hijo yo le voy a poner Ignacio Martín, como Scocco, pero ojo, creo que sólo en el aspecto deportivo se debe ser así, en la vida cotidiana no corresponde", desaceleró el tío.╠

Cuando llega el momento de hablar del clásico del próximo domingo, el 263 de la historia entre Newell's y Central, Pablo arriesga un "vamos a ganar". Y cuenta que lo verá por televisión y más sólo que la luna.

"El nene se viene conmigo, porque el padre se pone muy nervioso. Es todo un tema, mirá en mi casa si juega Newell's no hay cumpleaños, ni Día de la Madre, ni nada: sólo juega Newell's y se cumplen ritos como ver los partidos con la misma gente, en la misma ubicación, con la misma ropa. Unos tarados", bromeó la mamá del bebé.

Pablo aclaró que siempre viajó donde jugó Newell's. "Pero ahora lo veo por televisión, solo en mi casa, porque no me queda otra con esto de que no va la hinchada visitante. Mi mujer se va a verlo con su familia", dijo.

A Santiago le quedan unos meses para llegar a cumplir su primer año, y para ese momento Pablo ya tiene una idea de aires leprosos que tendrá la torta.

"Mirá, yo le pondría un escudo de Newell's, pero el nene no entiende y no soy tan desastre. Le pondré un Mickey tal vez, que tiene los colores rojinegro y a él seguro que le gustará más...no sé...Más adelante supongo que él solito me va a pedir la cancha de fútbol, una pelota...esas cosas", aventuró el padre con el férreo deseo de que el pibito no lo decepcione.

Anoche, que la hinchada leprosa desplegó un nuevo banderazo en el Coloso previo al tradicional clásico, Pablo y Carolina llevaron por primera vez a Santiago a la cancha.

Bajo fuegos artificiales, con chupete, Piluso rojinegro y soquetes, se vio a este hincha, uno de los más pequeños de la cancha, acompañando la pasión de sus padres.

Un carnet de infantil pleno

"Mi suegra le trajo el carnet de socio a los dos meses", dijo Carolina, la mamá de Santiago. Pero en la oficina de Atención al Socio de Newell´s comentaron que como muchos socios van ya con la ecografía a hacer el trámite, se les entrega un plástico a manera de souvenir. ¿Nombres? A muchas nenas las llaman Martina por el Tata y también hay Isaac, como el fundador.

Comentarios