La ciudad
Viernes 28 de Octubre de 2016

Se iba a casar y encontró una granada en la puerta

El enlace casi se suspende porque los novios quedaron encerrados hasta que la policía detonó el artefacto.

Antonella Córdoba y Martín Pérez seguramente no olvidarán la fecha de su boda, pero mucho menos que un 27 de octubre, a dos horas de concurrir al Registro Civil del Distrito Oeste, la Brigada de Explosivos detonó una granada en la puerta de su casa de Bella Vista que le provocó la rotura de los vidrios, mampostería y un caño de agua. "Acá en el barrio pasa de todo, pero nunca nos imaginamos algo así", dijo el flamante esposo de 32 años, que después del estallido finalmente dio el sí.

Los vecinos le contaron que al artefacto lo había traído un nene, que lo levantó del frente de una casa vecina y lo depositó en el umbral de su vivienda, en Viamonte y Servando Bayo.

Al llegar al hogar de Viamonte al 4600 un pozo en la tierra removida y algunos postes caídos denotaban que algo anormal había sucedido. La pareja que vive allí lleva seis años de noviazgo y tienen dos niñas. Y ayer se estaba preparando para un momento importante de sus vidas.

Después de tanto tiempo, se iban a casar, por lo tanto la casa estaba revolucionada. De repente, algo alteró la rutina. Martín salió a la calle y se refregó los ojos para terminar de confirmar lo que estaba apoyado en la tierra, frente a su casa: una granada lista para explotar.

"Me llamó la atención, la agarré, la sostuve en la mano y llamé a mi suegra, porque su marido trabajaba en la Brigada de Explosivos. Me dijeron que me quedara quieto y la apoyara con cuidado, porque al menor roce iba a detonarse. Enseguida vinieron los bomberos y los de la brigada", le contó el joven a LaCapital .

El hallazgo fue cerca de las 7.30, pero hasta que se activó el dispositivo de detonación controlada, se sumó una hora más. En ese lapso, a Antonella y sus dos nenas le ordenaron que se retirara de inmediato de la casa. La joven de 22 años alcanzó a hacer un bolsito con la ropa de casamiento para ella y sus hijas, y partió hacia la casa de su cuñada. La espera fue eterna. La boda era en el distrito Oeste a las 10. "Por suerte nos pudimos casar", dijo aliviada en horas de la tarde.

Controlada. La explosión sonó en Bella Vista. Se hizo en la esquina de Viamonte y Servando Bayo, a metros de las vías, entre calles de tierra, mejorado y pavimento deteriorado. Si bien la granada explotó dentro de una suerte de campana, a la pareja de recién casados se le rompieron los vidrios de las ventanas, se les rajó el revoque del techo y se partió un caño de agua que iba desde la calle a la cocina.

Fue una desgracia con suerte. Si la granada detonaba en la puerta de su casa, la onda expansiva habría afectado el dormitorio de las nenas. Incluso, ambas tienen la costumbre de estar siempre apoyadas sobre la ventana.

Interrogante. ¿Por qué una granada allí? Ese parece ser el gran enigma que Antonella y Martín no pueden develar. Una hipótesis la trajeron testimonios de vecinos, que dicen haber visto a un pibe que tomó el artefacto, que estaba ubicado en la casa de enfrente, y lo llevó unos metros hasta el patio delantero del hogar de la pareja.

"Hace poco se fue de ahí un muchacho que lo agarraron a tiros varias veces. La casa tiene agujeros en la pared. Hace como un mes lo balearon y al otro día cayeron pibes en tres motos y le balearon todo el frente. Pero no había nadie porque estaban todos en el hospital", contaron los vecinos. Fuentes policiales descartaron esta versión.

Tras el inicio accidentado de la jornada, la pareja se encontró minutos antes de las 10 en el Registro Civil de Felipe Moré y Presidente Perón. "Llegamos a los apurones y pudimos casarnos. La gente está cada vez más loca. Nunca nos imaginamos una granada en la puerta de nuestra casa. Y eso que acá se ve de todo", reflexionó Martín.

Comentarios