la_region
Jueves 03 de Noviembre de 2016

Se entregó en Nogoyá un sacerdote acusado de abuso sexual a niños

Es el cura párroco de la localidad entrerriana de Lucas González. Se había ausentado y la Justicia le dictó una orden de captura.

El cura párroco de la localidad entrerriana de Lucas González, Juan Diego Escobar Gaviria, se entregó en la noche del martes a la Justicia que dispuso su detención imputado de abuso sexual en perjuicio de un nene de 11 años. El sacerdote se entregó en la Jefatura de Policía de Nogoyá luego de permanecer prófugo varios días y que se le dictara una orden de captura nacional e internacional.

El escándalo salió a la luz el viernes pasado cuando dos monjas de la congregación Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, que dirigen el Colegio "Castro Barros" realizaron la denuncia formal contra el cura párroco por el abuso de un menor, pero se investiga la posibilidad de más casos. Las religiosas hicieron una exposición ante el defensor oficial de la Justicia de Nogoyá, Oscar Eduardo Rossi. Al día siguiente, Escobar Gaviria abandonó Nogoyá, por orden del arzobispo de Paraná, monseñor Juan Puíggari, quien a su vez había ordenado una investigación interna.

En la denuncia, se asegura que las víctimas del cura tienen entre 11 y 12 años y eran encerradas por éste en dependencias de la iglesia para cometer los abusos.

Lucas González es una pequeña localidad entrerriana ubicada 24 kilómetros al este de Nogoyá por la ruta provincial 39, y a 67 kilómetros de Victoria.

Según fuentes de la Fiscalía de Nogoyá, el testimonio del niño de 11 años víctima del abuso dio "el puntapié inicial a la investigación porque en relación a su relato el viernes se hizo la primera presentación en la Defensoría Oficial de Nogoyá".

Asimismo, señalaron que en la instancia de testimoniar en Cámara Gesell, el chico "dio detalles circunstanciados de los hechos y del lugar donde habrían ocurrido y en base a ello se dispuso una inspección en la parroquia y en la parte donde habitaba el padre Escobar Gaviria".

El fiscal Federico Uriburu, quien tendrá que definir la imputación e indagar al sacerdote, confirmó ayer que el martes realizó un allanamiento en la parroquia y secuestró "dos computadoras y una tablet que son de interés porque hacen al relato del menor" de edad.

Además, el funcionario anticipó que recibirá "tres testimonios más en Cámara Gesell" de otros menores de entre 11 y 12 años que habrían sido víctimas de abuso, aunque en ese aspecto no dio mayores precisiones por tratarse de delitos de instancia privada que involucran a niños.

Indagatoria. "Verbalmente se lo informó y sabe lo que se investiga, pero en cuanto a la imputación de abuso sexual hay un plazo de 24 horas a partir del momento de la detención, el cual es prorrogable por 24 horas más", con lo cual "cabe la posibilidad de que sea indagado recién el jueves", indicó Uriburu.

Añadió que el cura permanece preso "en un calabozo" de la Jefatura Departamental de Policía de Nogoyá que "normalmente se asigna a las mujeres que son detenidas" el cual está separado porque "hay otras personas detenidas en el mismo lugar".

Escobar Gaviria es de nacionalidad colombiana y es reconocido en la zona como un cura "sanador". El sacerdote asegura que no tiene parentesco con el jefe narco fallecido Pablo Escobar Gaviria, pese a que lleva el mismo apellido y nació en 1958 en Medellín.

El sacerdote se presentó a las 21.30 del martes en sede judicial, tras lo cual quedó detenido en la Jefatura de Policía de Nogoyá, tras conocer que la Justicia había pedido su captura internacional ante la denuncia de abusos.

Desde los tribunales indicaron que posiblemente el sacerdote sea indagado hoy por el juez de Garantías y de Transición de Nogoyá, Gustavo Acosta, quien el martes había dictado una orden de detención nacional e internacional. También se espera que los investigadores terminen de escuchar los testimonios de otros tres niños también presuntamente afectados por los abusos, y además que arriben hoy a Nogoyá sus abogados defensores contratados por el Arzobispado, que llegarán desde Paraná.

Sorprendido. Los abogados defensores del religioso acusado del grave delito dijeron que "el cura se sorprendió por la denuncia en su contra, aunque se encuentra tranquilo a la espera de la evolución de la causa".

Respecto a la ausencia de sus lugares habituales desde la madrugada del sábado pasado, que implicó el libramiento de una orden de captura internacional por parte de la Justicia, los defensores alegaron que "se encontraba realizando un retiro espiritual en la ciudad de Rosario".

En Nogoyá recordaron que Escobar Gaviria fue el único sacerdote que defendió públicamente al cura párroco de la localidad de Seguí, Marcelino Moya, también acusado de abusos a menores en la parroquia de Villaguay, en el centro geográfico entrerriano. También fue quien alojó a la madre superiora del convento de las Carmelitas Descalzas de Nogoyá, Luisa Toledo, luego de que la acusaran de privación ilegítima de la libertad y reducción a la servidumbre de religiosas e internas de ese establecimiento.

Comentarios