la_region
Miércoles 22 de Junio de 2016

Se ató en los Tribunales para pedir el auto de su padre asesinado

Uno de los hijos de Horacio Colberg, el remisero de Villa Gobernador Gálvez baleado el 20 de mayo pasado y muerto dos días después, se encadenó ayer en los Tribunales de Rosario.

Uno de los hijos de Horacio Colberg, el remisero de Villa Gobernador Gálvez baleado el 20 de mayo pasado y muerto dos días después, se encadenó ayer en los Tribunales de Rosario. El motivo: reclamar que se acelere la causa, por la cual hay dos personas detenidas, pero también que le devuelvan el auto de su padre, "única herramienta de trabajo" que tiene para seguir subsistiendo, o que al menos reintegren su propio carné de conductor, documento que permanece secuestrado dentro del vehículo.

Es más, tanto el encadenado Miguel Carmele como sus familiares aseguraron que el Chevrolet Corsa de la víctima, que debería estar celosamente custodiado por la Policía de Investigaciones en la Jefatura de la UR II, fue visto en la puerta de la comisaría 11ª "totalmente desprotegido y abandonado".

Carmele, uno de los tantos hijos de crianza de Colberg, se sentó en las escalinatas de calle Balcarce y allí permaneció toda la mañana. Junto a él estaban su hermana, Graciela Sánchez, y su esposa, Eva Duré, junto a un grupo de chicos, hijos de la pareja, y ahí hablaron con LaCapital.

Colberg fue baleado la madrugada del viernes 20 de mayo por una pareja que luego fue detenida e imputada por homicidio en ocasión de robo agravado por el uso de arma. El hombre agonizó dos días y murió el 22 de ese mes.

"No sabemos nada de la causa. A la semana que velamos a mi viejo vinimos a hablar con el fiscal, y nos dijo que teníamos que esperar 15 días para recuperar el auto", recordó Miguel. "Llamé a los 15 días y me dijeron que iba a tener que esperar entre uno y dos meses más", lamentó. "Necesito el auto para vivir, estoy yendo a comer con mis cuatro hijos a la casa de mi mamá o a la de mi suegra", contó. A su lado, su hermana pidió también que "le devuelvan la herramienta de trabajo a mi hermano", y reveló que al auto, que debiera estar custodiado, "lo encontramos tirado en la puerta de la comisaría 11ª".

Comentarios