Clásico
Sábado 05 de Noviembre de 2016

Se acostumbró al nueve flotante

Las lesiones de Scocco y Matos obligaron a Osella a improvisar con los atacantes que tiene a mano. Nadie se ubica como referente de área.

Diego Osella está haciendo malabares para armar el equipo por la cantidad de lesionados que tiene en el plantel, algo que se agudizó en las últimas fechas (ver página 5). Pero no hay dudas de que el mayor problema lo tiene en el aspecto ofensivo, ya que hace tres fechas que el DT no puede contar en plenitud con ninguno de los centrodelanteros naturales que tiene a mano, como son los experimentados Ignacio Scocco y Mauro Matos. En este contexto Newell's se está acostumbrando a jugar sin nueve y sin ninguna referencia de área. Por ahora la viene piloteando, ya que de los últimas nueve unidades atesoró siete. Así el equipo marcha invicto como único escolta del líder Estudiantes (22 unidades), cuatro puntos por detrás.

Mauro Matos sufrió una tendinitis severa en el tendón de Aquiles y tuvo que ser reemplazado en la tercera fecha ante Sarmiento. Desde ahí no jugó más. Y Nacho padeció un golpe en el nervio ciático en el cotejo de la quinta fecha ante Temperley, que lo sacó de las canchas por dos fechas (Gimnasia-Central), si bien en el clásico fue al banco, y recién reapareció unos minutos ante San Lorenzo en la jornada pasada. En este contexto Osella no anduvo con quejas y lamentos y se focalizó en suplantar este déficit para sostener el buen paso de su equipo.

Astuto y experto en administrar recursos escasos, Osella ya conoce de estas situaciones de sus anteriores pasos como técnico, en especial cuando le tocó dirigir a Colón y Olimpo.

Así el conductor leproso debió arremangarse y apelar a los jugadores que tiene a mano. En cuanto a la delantera no dudó en utilizar distintas variantes para disimular la ausencia del nueve natural. Y allí probó con Amoroso, arrancando por el centro pero con diagonales permanentes, ya que no siente la función de quedarse estático delante de los marcadores centrales.

También en ocasiones Maximiliano Rodríguez fue el encargado de pivotear entre los centrales y otro de los que tomó la posta (ante San Lorenzo) fue el juvenil Mauricio Tevez. Todos jugadores que no sienten al área como su hábitat natural, pero igual sirvieron para mantener el paso efectivo del equipo en las últimas tres jornadas sin los nueve disponibles como opciones válidas para arrancar los partidos.

En la victoria 1 a 0 ante Gimnasia el gol fue de Víctor Figueroa, ante Central el golazo fue de Maxi Rodríguez y en la igualdad 2 a 2 ante San Lorenzo los tantos fueron obra de Mauro Formica y la Fiera.

Hoy ante Racing en el Cilindro todo indica que Newell's jugará otra vez con un nueve flotante. Entre Maxi, Formica y Amoroso, de manera indistinta, irán tomando la posta como jugadores más adelantados. Habrá que ver si este trío se las ingenia para inquietar a la defensa racinguista. Por ahora la Lepra viene disimulando el mal de ausencias. No la tendrá nada fácil.


Comentarios