Escenario
Domingo 12 de Febrero de 2017

Saroo y el amor de sus dos madres

La verdadera historia de Saroo Brierley tomó forma de libro con el mismo título que la película, "Un largo camino a casa".

La verdadera historia de Saroo Brierley tomó forma de libro con el mismo título que la película, "Un largo camino a casa". Saroo nació en Khandwa,India, en 1981 en el seno de una familia muy pobre. Su padre los abandonó por otra mujer y su madre, Kamla, intentó sacar adelante a sus cuatro hijos trabajando seis días a la semana como obrera de la construcción. Pero su sueldo no era suficiente, así que sus hijos intentaban sumar rupias al presupuesto familiar. Guddu, el mayor, con diez años, trabajaba barriendo vagones de tren.

Uno de esos días, según relata La Vanguardia, cuando Saroo tenía cinco años, mientras Guddu barría vagones, Saroo le esperaba en un banco del andén. "Me dormí y al despertarme decidí buscar a Guddu. En el andén había un tren, subí y de nuevo me dormí", contó. Catorce horas después llegó a Calcuta, a 1.500 kilómetros de su casa y sobrevivió comiendo lo que encontraba en las calles mientras Kamla buscó a sus hijos sin éxito. Saroo acabó en un orfanato y fue adoptado por Sue y John Brierley, de Tasmania. Creció feliz, pero nunca olvidó a su familia biológica. Con la ayuda de amigos de la universidad que conocían India localizó la estación en la que se perdió. Calculando la velocidad de los trenes, las 14 horas que había viajado y Google Earth, encontró su casa a los 30 años. "Mi madre nunca dejó de rezar por mi regreso. Comprendí que la fe de mi madre en mi supervivencia había marcado tanto su vida como mi determinación de encontrarla a ella había marcado la mía. Mi depresión y todas mis preocupaciones se esfumaron cuando ví a mis dos madres que me habían dado no solo una vida, sino dos, abrazarse con lágrimas en los ojos".

Comentarios