Edición Impresa
Sábado 15 de Diciembre de 2012

Saqueos: ¿sólo un rumor?

“El Colo dice que los negocios están cerrados porque hay rumores de saqueos”. El mensaje llega al celular justo cuando en la web llamamos para pedir la comida. El viernes, hamburguesas de McDonalds, es sagrado.

“El Colo dice que los negocios están cerrados porque hay rumores de saqueos”. El mensaje llega al celular justo cuando en la web llamamos para pedir la comida. El viernes, hamburguesas de McDonalds, es sagrado. Pero no, lo único sagrado en el diario es la palabra del Jefe de Redacción y el mensaje es suyo. El Colo es uno de los diagramadores, que seguramente a esa hora estaba sentado a la mesa esperando que su mujer, que es una santa, le sirviera el almuerzo.

Lo primero es avisar a fotografía, la respuesta es inmediata: “Va Pancho”. No hay tiempo que perder, hay que ir a ver qué pasa. Son dos cuadras y media al rayo del sol que el ojo de Steven Soderberg hubiera convertido en una película para el Oscar. La gente apurada, horario bancario, nadie repara qué pasa más allá del rojo en la cuenta. Por Sarmiento no hay autos ni taxis, los colectivos hace tiempo que cambiaron de recorrido. De ahí en más, la psicosis. Persianas bajas, caras serias, luces apagadas.

San Luis es un páramo, luce como si fuera un fin de semana, pero es viernes y faltan diez días para la Navidad. En la esquina un policía, el jefe del operativo, ensaya una explicación: no pasa nada, es una falsa alarma. “A mí me dijeron que se estaban juntando en la plaza Sarmiento y que se venían para acá”, dice la encargada del polirrubro que tiene las vidrieras repletas de artículos que no va a vender. La palabra es saqueos, así, en plural. Una cicatriz en la piel de los rosarinos que si la aprietan todavía duele. Suena el teléfono, llaman de La Ocho, quieren saber si hay saqueos. No, no hay saqueos, falsa alarma. El gobernador va al piso, al programa de Alejandro Grandinetti, que le lee el título de la nota publicada en la web.

“Un pícaro o pícaros usaron las redes sociales y generaron esto”, dice y asegura que el rumor que se esparció en la ciudad, como una infección zombie, no tiene  “condimento político”. Noticia y secuela están online, llegó la hora del Big Mac. Pero no, llega otro mensaje de texto: “¿Viste la masacre en Estados Unidos?”. Palabra santa, maldita sea. Voy a tirar el celular al río, desde el puente Rosario-Victoria.

Comentarios