Policiales
Martes 19 de Julio de 2016

Santa Fe: Evalúan la situación del policía que se atrincheró en restaurante

El sábado irrumpió en un comedor donde amenazó con suicidarse, hizo disparos y denunció corrupción en la fuerza. Está internado.

El Ministerio de Seguridad de la provincia suspendió el pase a disponibilidad de un policía de la ciudad de Santa Fe que el sábado último se atrincheró tres horas con su pistola en un restaurante amenazando con suicidarse y reclamando la presencia de la prensa. Si bien la medida había sido confirmada por voceros de la mencionada cartera al diario Uno de la capital provincial, ayer se comunicó que por ahora Pablo Cejas —actualmente internado en un psiquiátrico— no será apartado hasta conocerse un dictamen de la junta médica que evalúa su caso.

El caso conmociona a la capital santafesina teniendo en cuenta que Cejas es conocido por haber realizado denuncias a través de los medios sobre presuntos hechos de corrupción policial y, en ese contexto, el año pasado fue víctima de un ataque en el que resultó baleado.

Revuelo. Según diera cuenta el diario Uno de Santa Fe, minutos antes de las 19 del sábado Cejas entró al restaurante Orfilia del barrio Guadalupe Este y extrajo su arma. La situación causó enorme revuelo en el salón y la mayoría de los empleados y clientes huyeron del lugar.

Las autoridades dispusieron un operativo que cercó el comedor ubicado en Javier de la Rosa y Riobamba con efectivos de distintas reparticiones. Minutos después llegó al lugar la esposa de Cejas quien trató de acercarse varias veces al restaurante pero los efectivos se lo impidieron porque cuando alguien intentaba llegar hasta allí el policía respondía con disparos al aire. Los responsables del operativo también rechazaron la mediación de familiares de Cejas y allegados a la fuerza que se ofrecieron para negociar.

Mientras se planificaba cómo ingresar al restaurante, el policía de 44 años comenzó a hablar por la radio Aire de Santa Fe. Básicamente insistió con sus denuncias contra la policía. "Yo ya perdí todo: esposa, hijo, no me queda nada", dijo mientras amenazaba con quitarse la vida. "Lo único que me queda es una pistola que la tengo en este momento en la garganta. Que mi sangre caiga derramada", señaló.

La tensión se extendió durante algo más de tres horas. Alrededor de las 21.30, con la presencia de los fiscales Roberto Apullán y Omar de Pedro, efectivos del Grupo de Operaciones Especiales ingresaron al restaurante y lograron reducir a Cejas quien habría estado alcoholizado.

El policía fue trasladado al Hospital Psiquiátrico Mira y López, donde quedó internado en calidad de detenido.

Alterado. "Estaba muy alterado y por lo menos bajo los efectos del alcohol. Hasta ahora sabemos que él abandona su casa tras una discusión familiar y se fue al restaurante donde luego de estar sentado un rato comenzó a gritar y realizó disparos al aire. En principio, no le apuntó a nadie, por lo que no se trataría de un caso de abuso de armas", explicó De Pedro.

"Hay que separar muy bien lo que pasó (en el restaurante) de las denuncias que Cejas ha realizado y que son tramitadas por otros fiscales", agregó De Pedro sobre los presuntos casos de corrupción que investiga su par Apullán, por un lado, y la tentativa de homicidio que el policía sufrió en junio de 2015 cuando fue baleado dos veces en la ruta 2, cerca de la ciudad de Recreo.

En ese marco, desde el Ministerio de Seguridad confirmaron al domingo al matutino santafesino que Cejas había sido pasado a disponibilidad y que se había destinado un equipo de trabajo interdisciplinario para resolver la situación médica del agente y resguardar a su familia. Sin embargo, ayer a la mañana el subsecretario de Control de las Fuerzas de Seguridad de la provincia, Ricardo Giusepponi, dijo a la prensa que la medida fue puesta en suspenso. "En principio se había evaluado el pedido para su pase a disponibilidad pero fuimos tomando conocimiento de la situación y gravedad de los hechos, a nivel salud, por lo que se espera que la junta médica determine si es conveniente pasarlo a carpeta médica con el retiro del arma reglamentaria", dijo.

Consultado por los hechos de corrupción policial denunciados por Cejas, Giusepponi dijo que "van por el camino correcto, en la órbita judicial". Asimismo, sobre el ataque en el cual fue baleado, el funcionario indicó que en ese momento el Ministerio de Seguridad estuvo a disposición del policía pero éste no hizo ninguna denuncia formal. "Manifestó que estaba incomodo en el área de trabajo en la que estaba, con lo cual a través del ministerio se procedió a solucionar esa situación", explicó.

Comentarios