la_region
Miércoles 01 de Junio de 2016

San José de la Esquina, un pueblo con muchas peñas de encuentros

En San José de la Esquina deben funcionar no menos de 25 peñas, que así se denomina al grupo de personas que se reúnen semanalmente a cenar en diferentes días y lugares.

En San José de la Esquina deben funcionar no menos de 25 peñas, que así se denomina al grupo de personas que se reúnen semanalmente a cenar en diferentes días y lugares. Pero hay una que se destaca ya que tiene una antigüedad de 42 años, y este viernes lo celebrará con una de las ya clásicas cenas. Los miembros de esta peña, desde hace más de 30 años —curiosamente— se reúnen en el interior de un tranvía, que compraron en un pueblo de la zona y cuyo origen era la ciudad de Santa Fe.

Cuando la peña nació, en 1974, se llamaba San Bernardo y llegó a contar con unos 25 concurrentes, pero ahora sigue adelante con sólo nueve, dos de cuales son de Arteaga. De aquel entonces queda un único fundador, Sergio Luis Tossi, y otro que se sumó dos meses después, Sergio José Galliano.

En varias ocasiones fueron invitadas personas notorias del pueblo, hasta asistió un ex presidente comunal —ya fallecido— Armando Sfascia. Este año, con motivo de celebrar el 42º aniversario de su fundación el invitado será el cura párroco, Iván Beltrán, que así participará de la cena el próximo viernes, previa bendición de las instalaciones.

El tranvía pese a las refacciones y cuidados está sufriendo el paso del tiempo en su exterior, pero por dentro está pulcro y bien cuidado; obviamente le fueron retirados los asientos y allí hay una mesa y sillas, tiene cocina, heladera y una alacena con provisiones elementales donde no falta el vino, por supuesto.

El tranvía está instalado en un terreno de 600 metros cuadrados, ubicado en el populoso barrio Batiz y es propiedad de la peña. En caso de disolución o extinción de la misma está prevista la donación del terreno a una escuela del pueblo. Por ahora goza de muy buena salud. Una pequeña historia de un pueblo que festeja la amistad y los encuentros.

Comentarios