Información Gral
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

Salvó a su madre y al hermanito del fuego

Una adolescente salvó a su madre y un hermanito de morir quemados, luego que su padre los encerrara e iniciara un incendio que arrasó la vivienda, en una zona rural de la provincia de Misiones.

Una adolescente salvó a su madre y un hermanito de morir quemados, luego que su padre los encerrara e iniciara un incendio que arrasó la vivienda, en una zona rural de la provincia de Misiones. El dramático caso de violencia de género ocurrió en la región rural de Campo Ramón, en la zona centro de Misiones, y fue el epílogo de una relación de pareja de casi dos décadas marcada por la violencia de género.

Ahora, Ramón "Moncho" Meza, de 45 años, la pareja y padre de seis de los siete hijos de la mujer, está preso, acusado de tentativa de femicidio, amenazas, lesiones, incendio y violencia de género. El hombre fue apresado a pocos kilómetros de la casa, cuando bebía junto a familiares y amigos en un bar rural, como si nada hubiera sucedido.

La víctima contó en la Comisaría de la Mujer de la ciudad Oberá que inició la relación de pareja hace casi dos décadas, cuando era una adolescente y madre de un chico. Fruto del vínculo con Ramón nacieron otros seis hijos.

El domingo a la tarde, el carácter violento volvió a manifestarse en Moncho. El hombre insultó a su pareja, la golpeó y la amenazó con un martillo. De nada sirvieron los ruegos de Juancito, uno de sus hijos más chicos. Los hermanos mayores habían ido hasta un arroyo cercano para aplacar el calor.

A patadas y empujones, Meza encerró en el dormitorio a Magdalena, mientras arrojaba ropas y un colchón al piso. Al hombre no le importó que uno de los chicos se aferrara a las piernas de su madre y llorara desconsoladamente. Preso de la ira, inició un incendio y trabó la puerta desde afuera. La mujer advirtió que las llamas se expandían rápidamente y empezó a golpear con desesperación la puerta. Su hija Romina, de 17 años, que volvió a la casa sin saber lo que ocurría, acudió en auxilio de su madre y logró destrabar la puerta. En pocos minutos, la vivienda de madera fue arrasada por el fuego.

Otro intento. La víctima relató que ya había sufrido un intento de homicidio por parte de Meza. Ocurrió en un arroyo, cuando lavaba ropa. El hombre la tomó del cuello y empujó la cabeza bajo el agua mientras la amenazaba con un trozo de madera. Esa vez también fue Romina quien la salvó de la muerte.

En esa ocasión realizó una denuncia y Meza pasó una semana tras las rejas. Cuando fue liberado volvió y con él la violencia de género.

Comentarios