Martes 30 de

septiembre de 2014

  • Ahora

    19 °C
  • MIERCOLES

    Min. 11 °C Max. 24 °C

  • JUEVES

    Min. 12 °C Max. 20 °C

Jueves, 11 de agosto de 2011  11:41 | Salud

Las cinco lesiones más frecuentes que sufren los deportistas

Gabriel Batistuta padece serios problemas en una rodilla, que le impiden hacer una vida normal. Así lo reveló un periodista italiano y amigo del ex futbolista. El médico traumatólogo y deportólogo Carlos Bianchi, quien trató al Bati en su juventud, le contó a La Capital.com.ar cuáles son las lesiones más comunes entre los deportistas de alto rendimiento.

“Ahora, por desgracia, a Batistuta le cuesta caminar. No puede estar en pie más de media hora por sus problemas de rodilla”, reveló Luca Calamia, periodista y amigo del ex jugador de fútbol argentino Gabriel Batistuta.
La Capital.com.ar habló con el médico deportólogo Carlos Bianchi, del Centro de Ortopedia y Traumatología (COT) y Sanatorio Los Arroyos, quien durante casi 20 años atendió al plantel futbolístico de Ñuls y conoció personalmente al Bati. En esta nota, las lesiones más comunes entre los jugadores, cómo prevenirlas y cómo tratarlas.

1- Rodilla: es una de las zonas más expuestas. Es la articulación más grande del cuerpo humano y una de las más complejas. Respecto a la situación de Gabriel Batistuta, Bianchi aseguró que “fue un jugador sin antecedentes de lesiones importantes, muy fuerte y sano” pero aclaró que “al jugar 15 años en el fútbol europeo, con jornadas extenuantes de entrenamiento y requerimientos muy exigentes en cuanto a velocidad, es probable que ahora, que pasó los 40 años, tenga problemas”. Cuando pasa el tiempo, aún en deportistas que no han sufrido lesiones graves, se produce un desgaste crónico de las articulaciones que puede acarrear distintos niveles de incapacidad. Hoy, gracias a la tecnología en imágenes, los diagnósticos son más precisos e inmediatos y el problema se puede tratar precozmente. En algunos casos es necesario recurrir a la cirugía. Lamentablemente, explicó el médico, las lesiones aumentaron en todos los deportes porque hay una exigencia mayor respecto de la velocidad en el juego que multiplicó los choques y por ende los accidentes. Además del fútbol, este tipo de lesiones se ven en todos los deportes de contacto, como por ejemplo, el rugby.

2- Esguince de tobillo: el tobillo es una articulación bisagra que soporta grandes pesos. Suele lesionarse con facilidad. Existen tres estadíos. Los esguinces de primer grado son el resultado de la distensión de los ligamentos que unen los huesos del tobillo. La hinchazón es mínima y el paciente puede comenzar la actividad deportiva en pocas semanas. En los de segundo grado, los ligamentos se rompen parcialmente, con hinchazón inmediata. El reposo aumenta y puede llevar tres a seis semanas, de acuerdo a la indicación médica. En los de tercer grado, los más graves, la rotura es completa y de uno o más ligamentos. En este último caso la cirugía es necesaria. Si existe una lesión osteocondral se puede recurrir al trasplante de cartílago.


3- Luxaciones de hombro: es un desencajamiento total de la articulación del hombro. Es más común en el fútbol, en los arqueros, que son los que tienen roces en zonas altas. Además influye el movimiento de rotación exagerada que realizan. Provoca un dolor agudo “terrible”, y en general necesita que el jugador sea trasladado de inmediato a un sanatorio u hospital para su control y tratamiento. Hoy, si se detecta alguna lesión severa, se indica cirugía. Antes se esperaba más tiempo, con inmovilización. En la actualidad las técnicas quirúrgicas son más agresivas cuando hay daño constatable. La fractura de dedos también suele darse entre los arqueros.


4- Lesiones cervicales: no se ven tanto en el fútbol, pero sí en el rugby. En algunos casos se trata de lesiones muy graves. Hoy se trabaja mucho en la prevención fortificando esa zona en los entrenamientos. Se le presta mucha más atención a todo lo relacionado con lo vertebral que tiene que soportar la fuerza. El jugador de rugby que entre “torcido o desvía la cabeza” en un scrum puede lastimarse en forma severa. La preparación física es tan importante como los consejos técnicos que permiten cuidarse y saber cómo jugar para evitar problemas.


5- Fracturas de tibia y peroné: representan el 1% de las lesiones, pero su gravedad es tal que implican que un jugador llegue a estar 8 meses sin actividad física. La tibia es el hueso medial y más largo de la pierna. El peroné es delgado y se encuentra en forma paralela a la tibia. Provoca mucho dolor e incapacidad inmediata para moverse. Hoy, los médicos son más estrictos en la indicación de reposo post lesión. Antes, explicó Bianchi, “a los jugadores los llevábamos a la cancha a los dos o tres meses, ahora, no antes de los 6 meses. Gracias a las imágenes de alta definición comprobamos que no están preparados para retornar tan pronto”.

certifica.com