Ovación
Jueves 30 de Junio de 2016

Salazar está de vuelta en Central

Su ida a River por la cláusula quedó trunca, aunque está la puerta abierta para otra oferta del Millo. Hoy se incorporará a las prácticas.

Ya no hay dudas que para Central este mercado de pases es especial. Y cambiante. Aunque en el caso de Víctor Salazar la historia haya tenido un final feliz para los canallas, al menos para el cuerpo técnico y, básicamente, para los dirigentes, quienes ayer recibieron la información de José Luis Luraschi, representante del defensor, sobre que el futbolista hoy se presentará en la concentración de Arroyo Seco para ponerse nuevamente bajo las órdenes de Eduardo Coudet. Se arrepintió el Tucu; River dio marcha atrás porque entendió que estaba dando un paso poco ético; porque no tenía el dinero en efectivo para ejecutar en lo inmediato la cláusula de rescisión. Todas conjeturas a las que nadie pudo ponerles las palabras justas y que a esta altura de la historia son valederas. Lo cierto es que el pase del Tucu al club millonario no se realizará y que el Chacho podrá seguir contando con el defensor.

El martes no había sido un día más en Central. Es que los vicepresidentes Luciano Cefaratti y Ricardo Carloni habían recibido en persona la confirmación de parte del presidente de River, Rodolfo D'Onofrio, de que su club iba a hacer uso de la cláusula de rescisión del contrato de Salazar. Y no sólo eso. En esa reunión que mantuvieron en el predio de la AFA en Ezeiza también se dijo que el jugador ya estaba en Buenos Aires para firmar el contrato con la institución de Núñez, cuando por supuesto se cumplieran los pasos legales. Eso fue lo que motivó el enojo de parte de los directivos canallas, quienes hablaron cuantas veces pudieron de ese paso legal pero "antiético" que River estaba a punto de dar.

Varias horas después el escenario fue totalmente distinto. Es que a primera hora de ayer apareció la comunicación con Luraschi, quien le confirmó a los dirigentes que Salazar había cambiado de parecer y que su decisión era quedarse en Central. Ahí es donde aparecieron rumores e interpretaciones varias.

"Salazar entendió la situación y por suerte se va a quedar. El es un chico de bien y el hecho de que haya decidido seguir en el club habla a las claras de la persona que es", fueron las palabras de Cefaratti en diálogo con Ovación.

Al mismo tiempo, allegados a la dirigencia canalla enfatizaron este cambio de postura en Salazar, pero advirtiendo también en que River había tomado nota del "error" que estaba a punto de cometer y que por eso el pase se cayó, al menos en los términos en que se venía manejando, ya que nadie descarta que pueda aparecer un nuevo ofrecimiento económico, con uno o dos futbolistas en el medio y que a Coudet le interesen.

Es por eso que el foco se corrió también a Buenos Aires, más específicamente a la dirigencia de River. Y desde allí partieron conjeturas sobre que una de las causas por las que se frustraba la operación era porque la institución de Núñez no tenía el efectivo ya para pagar la cláusula de rescisión. Ese monto era de alrededor de 3 millones de dólares (2,2 millones limpios para Central).

Sin dudas uno de los puntos de inflexión en esta historia estuvo en el fuerte cruce verbal que mantuvieron los dirigentes de ambas instituciones el martes por la tarde, con la ausencia de Salazar en los entrenamientos canallas como sostén. Es que el Tucu ya no se había presentado en el turno de la tarde del lunes y el martes tampoco estuvo en el predio de Arroyo Seco.

¿De ahora en más, qué? Del lado de Salazar parece historia terminada porque su decisión sería la de quedarse en Central. Igual, hay una negociación que está abierta (Central ya rechazó varios ofrecimientos de River) y que podría continuar. Es que si desde Núñez optan por ofertar una cifra superior o bien agregar el porcentaje de algún futbolista que le interese a Coudet las charlas podrían seguir. Al menos desde Central lo ven de esa manera, pese al rótulo de "intransferibles" que les pusieron a "todo los jugadores del plantel" a través del comunicado que la dirigencia emitió el lunes por la noche y que sirvió, entre otras cosas, para exponer a algunos futbolistas en particular, como son los casos del propio Salazar y Alejandro Donatti.

Lo concreto es que la cláusula de rescisión no se activará y que después de tantas idas y vueltas el futuro de Salazar pareciera estar en Arroyito.

Comentarios