Ovación
Lunes 08 de Agosto de 2016

Salaítos y charrúas, en paz

Argentino y Córdoba no se sacaron ventaja. Reynoso anotó para el albo y Rossi en el Matador.

No hubo vencedores ni vencidos en barrio Sarmiento. El derby entre Argentino y Central Córdoba terminó en parda por la 17ª fecha del torneo Gobernador Luciano Molinas. Facundo Reynoso abrió el marcador en el inicio del partido y Hernán Rossi de cabeza estampó la igualdad. Una buena cantidad de espectadores se dio cita en el estadio José Martín Olaeta.

"Los clásicos son partidos aparte. No importa en la categoría en que estés jugando y no le envidiamos nada a Central y Newell's". tiró un hincha salaíto en la previa y así se vivió el clásico. El trámite en líneas generales fue emotivo. Hubo pasajes de buen fútbol y se crearon varias situaciones de peligro. La falta de puntería en ambos equipos los privó de alzarse con una victoria.

Desde el inicio, Argentino salió a presionar en todos los sectores y a los 4', en una falta dudosa a favor del local, el Rayo Reynoso abrió la cuenta con un soberbio tiro libre desde 20 metros. En la contra, Matías Zelante se filtró entre los defensores albos y sacó un remate esquinado que fue controlado por Perotti.

El local siguió igual con el control del partido y a los 11' Reynoso, desde una inmejorable posición, la tiró afuera cuando todos los salaítos se aprestaban a cantar el segundo suyo. Con el correr de los minutos se fue equilibrando y los arqueros se convirtieron en meros espectadores.

Pero antes del cierre de la primera etapa, Córdoba se lanzó en busca de la igualdad y tuvo su premio. Fue a los 45', cuando un córner bien ejecutado por Amenta fue conectado por Rossi, quien también de cabeza puso el 1 a 1. En el complemento se prestaron el balón y hubo poco fútbol. En ese contexto, el local llegó dos veces con peligro al arco charrúa. A los 61' en una gran jugada colectiva, Federico Fernández no supo definir ante la salida de Lugo y el golero visitante se quedó con el remate. Y a los 71' , tras un perfecto centro de Reynoso, Benítez con todo el arco a disposición la tiró por arriba del travesaño.

En el epílogo del partido, Córdoba se privó de alzarse con la victoria cuando Zelante realizó una espectacular corrida por el sector derecho, enfrentó al guardavalla local y en vez de patear el arco sacó un centro que no trajo peligro. El clásico fue empate y todo terminó en paz.

Comentarios