Información Gral
Lunes 04 de Julio de 2016

Sacan los bustos de tres dictadores, pero dejan el de Rivadavia

El gobierno de Macri modificó tres salones: el de los Bustos de los presidentes, la Galería de los Patriotas y el de los Pueblos Originarios.

El gobierno de Mauricio Macri reordenó tres salones de la Casa Rosada, en los que quitó los bustos de tres dictadores que usurparon el poder a través de golpes de Estados, pero dejó el de Bernardino Rivadavia, que tampoco fue presidente elegido democráticamente, en una decisión que traerá polémica.

En los primeros seis meses, el gobierno del presidente Macri modificó tres emblemáticos salones de la Casa Rosada que eran motivo de controversia en los últimos tiempos: reordenó el Hall de los Bustos de los presidentes por estricto orden cronológico y quitó los de los dictadores, trasladó al museo de la Ex Esma la colección de cuadros de la Galería de los Patriotas Latinoamericanos y también cambió la tónica del Salón de los Pueblos Originarios.

El director de Programas Culturales de la Secretaría General de la Presidencia, Luciano de Privitellio, explicó a Télam que "en la explanada de los bustos de los presidentes -que es la zona por la que diariamente ingresan el jefe de Estado y los ministros- lo que se hizo fue seguir a rajatabla el decreto de 2004" de Néstor Kirchner, que, diferenció, "nunca obedecieron las administraciones siguientes".

En esa línea, el funcionario advirtió que en el Hall de los Bustos "los presidentes no estaban en orden cronológico sino por preferencias y, en cambio, ahora tienen que ser constitucionales".

Por eso, contó que cuando "se entraba a la Casa Rosada estaban a primera vista Hipólito Yrigoyen, Juan Perón, Héctor Cámpora, Néstor Kirchner y Raúl Alfonsín" y expuso que también "había presidentes de facto: los bustos de José Félix Uriburu, de (Pedro) Ramírez y (Edelmiro) Farrel, de los golpes del '30 y del '43, que no entendemos por qué estaban".

Entonces, De Privitellio detalló que la tarea fue "sacar esos tres bustos y ordenar al resto, con dos excepciones, los de Cornelio Saavedra y Bernardino Rivadavia, quienes nunca fueron presidentes de la República Argentina, pero que no nos parece mal que queden, entendiendo igualmente que puede ser un poco controvertido, porque el Estado que se organiza en 1853 reconoce un pasado propio".

Otro espacio modificado fue la Galería de los Patriotas Latinoamericanos, al que se accede ingresando por Balcarce 50, la entrada principal de la Casa de Gobierno, porque, según argumentó el funcionario, "las paredes tenían una saturación muy importante, ya que no era un lugar para poner cuadros, y la elección era bastante sesgada de quiénes eran patriotas y quiénes no".

Con todo, De Privitellio reafirmó que "era un problema arquitectónico, estético diría yo, y era un problema de saturación; todas las paredes y todos los salones tenían que decir algo y, a veces, una pared es una pared y un salón es un salón; ese fue el criterio general utilizado, sacarle esa densidad simbólica".

No obstante, aclaró que "la colección -que reúne cuadros del Che" Guevara, Perón, Yrigoyen, San Martín, Eva Perón y Salvador Allende, entre otros- se mantiene y fueron a la ex Esma y se van a exhibir, mientras que en el lugar donde estaban no se va a poner nada porque no es una arquitectura -con columnas de estilo italiano- para cuadros". En ese salón sí permanecerá la estatua móvil de Manuel Belgrano, el patriota preferido de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y que en cada uno de sus actos en los patios de la Casa de Gobierno era trasladada hacia otro espacio. Por último, De Privitellio dijo que encaró un cambio en el Salón de los Pueblos Originarios, en la planta baja y contiguo al de los Patriotas, en el que "había una enorme infografía con una visión sesgada de la historia que saturaba el lugar,y las paredes no son para poner infografías".

"Era un problema para la estética del salón, sacamos toda la línea infográfica, arreglamos las paredes y decidimos montar una muy minimalista muestra para el 9 de Julio con elementos que tiene el Museo Casa Rosada", en paralelo con la celebración de los 200 años de la Independencia. En el lugar habrá documentos relacionados con la denominada Década Revolucionaria, también con otras épocas del 9 de Julio en el país y cuadros sobre qué tip os de festejos se hicieron en Buenos Airees, como por ejemplo uno en 1916, en el primer centenario". El salón tenía el nombre de Cristóbal Colón, pero había sido modificado por el de Pueblos Originarios por Cristina quien rechazaba al navegante genovés, cuya estatua detrás de la Casa de Gobierno también quitó para trasladarla a la Costanera Norte.

Asimismo, completando los cambios en la Rosada, el gobierno de macri había descolgado sendos cuadros de Néstor Kirchner y Hugo Chávez que estaban colocados en el primer piso, en una pared que da al patio del salón de los Patriotas Latinoamericanos y desde el cual la ex jefa de Estado dirigía sus discursos a los jóvenes militantes.

Comentarios