Edición Impresa
Lunes 24 de Diciembre de 2007

Sándwiches de realidad

Cantando por un sueño, bailando por ídem y patinando para lograrlo. Esos parecen ser los hits de la TV 2007. Pero hay otras ficciones que también construyen los medios: las noticias. “La Argentina real no es la de los medios”, títuló un diario nacional en su tapa para presentar una entrevista a la presidenta, Cristina Fernández. La frase, que en realidad fue modificada ya que en el texto interior era “el Parlamento real no es el de los medios”, vale comentarios...

Cantando por un sueño, bailando por ídem y patinando para lograrlo. Esos parecen ser los hits de la TV 2007. Pero hay otras ficciones que también construyen los medios: las noticias. “La Argentina real no es la de los medios”, títuló un diario nacional en su tapa para presentar una entrevista a la presidenta, Cristina Fernández. La frase, que en realidad fue modificada ya que en el texto interior era “el Parlamento real no es el de los medios”, vale comentarios.
   La supuesta objetividad es, ya sabemos a esta altura, una falacia. El punto de vista es siempre eso, una mirada de entre tantas. La realidad es eso: real. El resto, hasta la mejor literatura o cine realista, es un artificio mejor o peor logrado. Entonces, bien vale preguntarse cuál será la Argentina real que espera la presidenta que los medios construyan, o cuál la que ella cree ver.
   Un especialista en comunicación y desarrollo, el colombiano Germán Rey, advirtió días atrás que un tema en particular une a medios y políticos: el crimen. Según un seguimiento que realizó en distintos medios de Lationamérica, ningún político de la región pudo mantenerse en sus respectivas contiendas electorales lejos de esta temática. Y los medios, tampoco. Ese tópico puede ser tomado como una realidad. Ocupa, seguramente, gran parte del índice de la agenda pública. Pero el dato, tal cual la realidad, es eso un dato. Buscar su contracara, investigar la noticia que muchos quieren ocultar, también es un dato y una vez más: la realidad. Esa que no es unívoca.

Comentarios