Edición Impresa
Martes 18 de Noviembre de 2014

Russo merece este título

Antes que nada, para que no haya mentes maquiavélicas que vean fantasmas donde no los hay, se impone decir que Miguel Angel Russo merece largamente ser el entrenador de Central que sepulte tantos años sin dar una vuelta olímpica.

Antes que nada, para que no haya mentes maquiavélicas que vean fantasmas donde no los hay, se impone decir que Miguel Angel Russo merece largamente ser el entrenador de Central que sepulte tantos años sin dar una vuelta olímpica. Porque su sola presencia provoca efectos balsámicos en el hincha canalla cada vez que se corre el telón y aparecen en escena los clásicos ganados ante Newell's y la influencia del mensaje del DT para devolver al equipo a primera división. Pero todos estos logros hoy actúan como un velo para ocultar lo desesperanzador que está siendo el último tramo del proceso de Russo en Arroyito.

Justamente por esta actualidad suena infundado creer que Central es el que más posibilidades tiene de ganar la Copa Argentina. Pensar así es desconocer que el equipo ya cansó de entregar postales lo suficientemente descriptivas para mostrarse inferior a la mayoría de los rivales que enfrentó en el torneo local. Y, en especial, a Atlético de Rafaela, el potencial adversario en una final copera en San Juan, con el que perdió 2-0 en el Gigante. Lo de mañana se trata de un choque eliminatorio y en este tipo de instancias dos más dos no suele sumar cuatro. Pero tampoco existen muchos argumentos que inviten a pensar que a Central le sobrará paño para ponerle la mano en el pecho a este Argentinos Juniors que tiene la cabeza más ocupada en ascender que en complicarles la vida a los canallas. Así y todo, Central tiene la mesa servida para lograr el título y que esa consagración haga sentirse reivindicados a todos, aireando un proceso en vías de degradación y ubicando a Russo en el pedestal que realmente merece su historia con el club.

Comentarios