Policiales
Domingo 10 de Julio de 2016

Rubeo solicitó la creación de un órgano que controle las salidas transitorias de presos

El proyecto es del diputado provincial justicialista Luis Rubeo (h). Tiende a evitar la reincidencia de quienes salen con permisos.

El diputado provincial Luis Rubeo (h) presentó un proyecto de ley para crear un organismo multidisciplinario con el propósito de evitar que los condenados que gozan de salidas transitorias vuelvan a delinquir o directamente no regresen al penal. "La idea es que este dispositivo especializado asesore, controle y genere información verdadera para que jueces y fiscales puedan tomar las medidas bien sustentadas. Actualmente el juez debe definir si permite las salidas simplemente con un informe de una comisión dependiente del propio sistema penitenciario. Con este proyecto buscamos que los jueces y los fiscales puedan pedir a este organismo que haga una evaluación del individuo mediante un abordaje multidisciplinario", dijo Rubeo.

El legislador justicialista tomó datos de uno de los tres juzgados de Ejecución Penal (el que corresponde a los siete departamentos del sur provincial) para contextualizar la dimensión del problema de las salidas transitorias. Los guarismos indican que desde el 1º de enero de 2014 hasta el mes de abril de este año, el 30 por ciento de los condenados que recibieron el beneficio de salidas transitorias no volvieron a su lugar de detención. Fueron 819 los condenados con salidas de los cuales regresaron 561 y no retornaron 258. De estos últimos, 135 continúan prófugos y 123 fueron recapturados.

Complementario. Actualmente hay un organismo técnico criminológico en la esfera del Servicio Penitenciario de Santa Fe que realiza la evaluación de los condenados que se ganan el derecho _de acuerdo a la Ley Nacional de Ejecución Penal_ de acceder a diferentes beneficios de salida cuando cumplen determinado plazo de sus penas. Rubeo aspira a la creación de un órgano complementario que deje menos solos a los jueces y fiscales al momento de resolver los pedidos de salida de los presos. Para eso habría dos equipos de trabajo, uno en Rosario y otro en Santa Fe, con al menos un médico psiquiatra, un psicólogo y dos trabajadores sociales.

"Queremos resolver dos problemas. Por un lado hay un porcentaje importante de presos que no regresan a la cárcel luego de su primera salida y que después son recapturados por la comisión de otro delito. A veces es un robo, pero muchas veces es un delito más grave, como un asesinato o una violación. Por otro lado, queremos mejorar el control para que los presos que tengan prisión domiciliaria efectivamente la cumplan", sostuvo.

"Este organismo estará bajo la conducción de la Corte Suprema con especialistas que le acerquen al juez, si éste lo pide, un dictamen sobre el preso que requirió la salida para determinar si es merecedor del beneficio. Pero además, entendemos que la política está muy al margen de los perjuicios que se generan con quienes no regresan. Por lo tanto, proponemos una Comisión Bicameral de seguimiento", sostuvo Rubeo.

Ningún órganismo técnico puede predecir qué hará en el futuro un preso al que por ley, cuando cumple la mitad de la condena, le corresponden salidas progresivas. "Sabemos que si el detenido acata los requisitos de conducta está en condiciones de salir. Pero si la situación al juez le merece dudas puede acudir a este organismo, que estará por fuera del Servicio Penitenciario y cuya creación proponemos. Este órgano puede darle al juez la certeza de que el reo está en condiciones de acceder a la salida transitoria, por su perfil psicológico y con información objetiva, por ejemplo carecer de antecedentes de haber quebrantado con anterioridad el régimen de salidas".

Un caso clave. El legislador acudió al ejemplo de Ricardo Albertengo, acusado de matar a un policía en marzo pasado en Corrientes al 300 mientras gozaba de una salida provisoria. Albertengo era reincidente. Estaba condenado por un resonante homicidio que cometió en 1993. Y en un egreso legal, en 2009, cometió seis asaltos y se lo declaró reincidente. No podría haber alcanzado la libertad condicional, pero no tenía trabas legales para obtener salidas transitorias. "Si al juez le merece una duda la actitud anterior del que pide el beneficio puede tener un apoyo en el dictamen de este organismo".

Lo que piensa el legislador es una especie de resguardo para que el juez, frente a casos conflictivos, pueda adoptar criterios restrictivos. Porque la ley simplemente habilita la salida del preso que cumple la mitad de la condena y no tiene mala conducta. Los sucesivos parches en el sistema legal generaron un problema hoy insoluble, sin otra ley superadora. Quienes salen de manera legal porque así lo permite el régimen de ejecución penal, y cometen otro delito, tienen prohibida la libertad condicional. Pero hay un beneficio previo, que es el de las salidas transitorias por lapsos breves que no tienen impedimento para los reincidentes. Las pueden tramitar sin excepción, cumplida la mitad de la nueva pena, así hayan quebrantado el régimen de la pena anterior. Exactamente eso es lo que permitió la salida de Albertengo.

Los números vertidos por Rubeo pertenecen al juzgado de Ejecución Penal de Rosario y están incluidos en un informe requerido por la Corte Suprema de Justicia provincial (ver aparte). Fuentes de esos ámbitos señalan que la gran mayoría de los internos cumplen con el regreso al penal y los que no cumplen no son atrapados en ocasión de producir un nuevo delito sino al ser identificados en la vía pública y surgir que tienen captura pendiente. El secretario de Asuntos Penitenciarios, Pablo Coccocioni, señaló que de los 3.900 presos con condenas en ejecución en cárceles santafesinas tiene salida un diez por ciento por beneficios legales previstos en las penas.

Comentarios