Edición Impresa
Domingo 03 de Enero de 2016

Rubén Chababo, escritor

1. La continuidad en 2015 del Anuario de producciones artísticas. A decir verdad, ¿quién esperaba que ese proyecto editorial lograra su continuidad en el tiempo, manteniendo calidad y rigurosidad crítica? Además, la ampliación para su uso de los subsuelos de la Plataforma Lavardén y la necesaria reinauguración de la Isla de los Inventos.

2. Imagino un año complicado, fundamentalmente porque los proyectos necesitan de dinero para concretarse. Con la voluntad y las buenas intenciones no alcanza. Todo proyecto realmente transformador de la escena sociocultural necesita de la decisión de sus impulsores pero también del factor económico para su desarrollo. También de una visión regional que estimule el diálogo con "el afuera". De otro modo perdemos la capacidad de perspectiva, ese fundamental "distanciamiento" crítico que permite apreciar lo que estamos produciendo en su verdadera escala y sin condescendencias. La otra alternativa, la de mirarnos en el espejo y celebrarnos, es una forma del autoconsuelo que claramente nos empobrece.

3. Un proyecto sin lugar a dudas ambicioso es que definitivamente nos propongamos que la General Paz deje de ser una frontera infranqueable para las propuestas del arte contemporáneo que continuamente llegan a nuestro país pero que casi nunca, a pesar de la breve distancia que nos separa de la Capital Federal, pueden ser vistas en estas orillas. Sería una forma, entre otras, de contribuir al abandono de esa visión fuertemente aldeana y circunscripta a "lo local" que caracteriza desde hace muchos años a nuestro medio y que tristemente forma parte, para no pocas personas, de un sentimiento de orgullo en clave provinciana. No hay ampliación y modernización posible del campo cultural si no hay intercambio y debate sostenido con la escena global.

Comentarios