Corrupción
Lunes 31 de Octubre de 2016

Rosatti: es "incomprensible" que los fallos se ajusten al cambio de gobierno

Para el ministro de la Corte Suprema, la "verdadera grieta judicial" es entre el magistrado "honesto y el corrupto".

El juez de la Corte Suprema nacional Horacio Rosatti advirtió que "es incomprensible" que los fallos de algunos jueces se ajusten al cambio de gobierno. También resaltó que "la verdadera grieta judicial" es entre el magistrado "honesto y el corrupto".

El ministro del máximo aseguró, además, que fue "reconocido" por el presidente Mauricio Macri para formar parte de la Corte sin haberlo visto "nunca" en su vida ni haberle "dado la mano".

"El (por Macri) me propuso sin que yo lo conociera. Nunca lo vi en mi vida, nunca le di la mano, nunca hablé por teléfono con él. Nunca estuve a cinco metros de distancia", destacó el santafesino.

También subrayó que no lo vio después del fallo que le puso un freno al aumento en la tarifa de gas, lo que "habla muy bien de él", por lo que consideró que "no debe haber ninguna decepción" por parte de Macri, porque al proponerlo para el cargo "buscaba un juez independiente".

En cuanto a su rol como ministro de Justicia durante el gobierno del fallecido ex presidente Néstor Kirchner, señaló que su "experiencia de dos años y medio fue muy intensa" y añadió que, por entonces, trabajaban "con mucha mística".

"Trabajábamos muchísimas horas por día, en la Procuración, primero, y en la Justicia después. Y lo hacía en conjunción con los ministros de Relaciones Exteriores y Economía (Rafael Bielsa y Roberto Lavagna, respectivamente)", apuntó Rosatti, quien concluyó que tiene "un buen recuerdo de esa etapa".

Sobre los casos de corrupción que salpican a funcionarios kirchneristas, respondió: "Cuando hoy veo lo que veo, lo hago con la mente en blanco porque, probablemente, tenga que intervenir o fallar. Entonces, no me gusta prejuzgar ni preopinar".

Rosatti, además, opinó que "hay muy buenos fiscales y jueces, tanto en una asociación (de Magistrados) como en la otra (Justicia Legítima)". Y puntualizó que, "en materia penal, la división es entre las perspectivas más garantistas y las menos garantistas".

Al respecto, sostuvo que se ubica en un punto "intermedio" entre esas dos posiciones. "El victimario tiene que tener el castigo, pero en las cárceles sanas y limpias, porque si no es un doble castigo", argumentó.

"Acá, la verdadera grieta es entre el juez honesto y el corrupto", sentenció Rosatti, quien ingresó al máximo tribunal a fines de junio pasado.

Respecto de si con el nuevo gobierno se acomodaron los fallos de la Justicia, el magistrado contestó: "Por ahí hubo algunos cambios. Entonces, uno se plantea si ahora se actúa de más o antes se actuó menos Y la verdad es que, si así fuera, no tiene disculpas ni justificativo. Es incomprensible".

Rosatti reiteró que está de acuerdo con que los jueces paguen impuesto a las ganancias, pero afirmó que "no es posible bajarle el sueldo a un magistrado de la noche a la mañana, un 30 ó 35 por ciento", por lo que subrayó que hay que "establecer un mecanismo, y se está trabajando en eso".

"Lo importante de democratizar la Justicia es hacer sentir cada vez más al juez que es un servidor del pueblo. Que a nosotros nos paga un sueldo, un alto sueldo, el pueblo, y que tenemos que rendir cuentas con nuestros fallos y con nuestra conducta", añadió.

En cuanto a que los magistrados presenten sus declaraciones juradas, opinó que "lo importante es que se sepa bien qué tiene cada persona", por lo que "sería bueno que se conozca todos los años" el patrimonio de los jueces porque, remató, "hay cosas que resultan inexplicables a simple vista".

Comentarios