Edición Impresa
Jueves 03 de Septiembre de 2015

Rosario tendrá su aceleradora biotecnológica

Es un novedoso espacio que permite a los investigadores trabajar en proyectos con alto impacto en el sector socioproductivo. La meta es que las investigaciones logren convertirse en productos o servicios con valor agregado. Es la primera del país.

Mañana se inaugura en Rosario “Bio.r”, la primera Aceleradora de Proyectos Biotecnológicos del Conicet que funcionará en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR), en el polo tecnológico ubicado en la zona de La Siberia. La presentación formal se hará en el marco de la III Semana Nacional del Emprendedor Tecnológico, promovida por el Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva.
  Se trata de una iniciativa muy valiosa para la ciudad para impulsar proyectos biotecnológicos provenientes del sector científico académico con el objetivo de satisfacer los desafíos tecnológicos y oportunidades del sector productivo y de la sociedad en nuestra región.
  Agro-biotecnología y alimentos, salud, e industria cosmética, son algunas de las grandes áreas de desarrollo que se impulsarán desde la flamante Aceleradora del IBR.
  Desde hace años existe en el país una política de promoción y apoyo a la ciencia y la tecnología que permitió impulsar acciones específicas para el desarrollo y el fomento de la cultura emprendedora. ¿El objetivo? Generar bienes y servicios de alto valor agregado que aumenten la competitividad de las empresas y la respuesta a problemáticas sociales.
  “La principal meta de Bio.r es brindar un espacio adecuado para impulsar proyectos que generen productos y/o servicios innovadores en el área de biotecnología con alto potencial comercial que precisen de una fase de desarrollo en un ambiente académico”, explicó a Más Alejandro Vila, director del IBR, e impulsor de la iniciativa.
  “Nuestro enfoque integrado combina financiamiento del Estado con el desarrollo y experiencia empresarial, conduce a alianzas comerciales que traerán nuevos descubrimientos biotecnológicos, otorgarán valor agregado y en definitiva beneficiarán a la sociedad”, agregó.
  El científico remarcó que el apoyo a la investigación y a las nuevas invenciones en etapa temprana es vital para superar los obstáculos más difíciles en el desarrollo tecnológico del Conicet y la Universidad, conocida como la “brecha de desarrollo”, el período de validación y el valor del desarrollo alrededor de las tecnologías en fase inicial, y la necesidad de inversiones por parte del sector privado.
  Colaborar en el proceso de desarrollo de una idea y su transformación en un negocio es uno de los objetivos que se plantean desde la Aceleradora, como también identificar en fase inicial proyectos prometedores para mejorar su potencial comercial.
  El espacio funcionará bajo la órbita de la Oficina de Vinculación Tecnológica del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CCT) y su responsable, la licenciada Cintia Pin. “Dentro de los institutos que forman parte del CCT Rosario, se han identificado un número importante de investigadores, y becarios posdoctorales, con una fuerte voluntad de participar en emprendimientos tecnológicos de distinto porte. Muchos de estos emprendimientos resultan derivaciones naturales de los actuales temas de investigación o bien de las técnicas usadas en los mismos”, explicó la licenciada.
  En febrero de 2015 la oficina lanzó una convocatoria para identificar “ideas proyectos” dentro del IBR y se presentaron 15 propuestas. Inmediatamente los emprendedores científico-tecnológicos comenzaron a recibir la asistencia de especialistas para ayudarlos a definir sus modelos de negocios y elaborar el plan. Durante ese proceso prosperaron seis propuestas y en este momento se está trabajando intensamente con los emprendedores para la evaluación final, que les permitirá radicarse en Bio.r.
  “Bio.r se pensó como un estímulo para que los científicos jóvenes consideren otras alternativas. Su trabajo no necesariamente debe terminar al publicar el paper”, señaló Pin.
  En el marco de su lanzamiento, el martes se realizará en el IBR la Jornada para Bioemprendedores, que contará con exponentes reconocidos en el ámbito del emprendedorismo y la innovación científica y tecnológica, entre los cuales están: Federico Seineldín, Njambre; Bruno De Luise y Sebastián Dickman, Cibic; María José Soler, Endeavor; Gonzalo Grigera, AGIdea; Gustavo Schujman, Inmet, y Mariano Mayer, BA Emprende.
  “Algunas de las tecnologías más importantes que existen hoy como el Arsat 1 se originaron de alianzas entre la academia y la industria y esperamos que sean muchas más en los próximos años”, mencionó Vila.

Qué son y para qué sirven

Las aceleradoras e incubadoras de empresas son espacios que ofrecen herramientas para apoyar el surgimiento de nuevos emprendimientos con un fuerte contenido innovador. Estos espacios desempeñan un rol protagónico en el nacimiento y desarrollo de empresas de base tecnológicas (EBTs).
  En los últimos años el Conicet ha generado mecanismos de apoyo para el desarrollo y el fomento de la cultura emprendedora de sus científicos y becarios. En este contexto, el Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR) decidió impulsar la creación de la Aceleradora de Proyectos Biotecnológicos BioR, con el objeto de crear un espacio adecuado para apoyar proyectos que generen productos y servicios innovadores en el área de biotecnología.

Los proyectos pueden surgir:
• A partir de una idea del ámbito académico que puedan derivar en spin-offs o start-ups.
• Con el propósito de resolver un problema tecnológico de una empresa o una institución pública.
• A partir de una oportunidad o desafío tecnológico de los distintos sectores socioproductivos .

Por qué una aceleradora
  Acompañando las políticas de incentivo y apoyo al emprendedorismo tecnológico, impulsadas en los últimos años por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación y el Conicet comenzó a apoyar actividades emprendedoras de sus científicos y becarios y la vinculación y transferencia de tecnología.
  El IBR es un referente en generación de conocimiento básico en las ciencias biológicas a nivel nacional. Si bien fue concebido como un instituto de investigación básica, ha logrado una intensa actividad de transferencia en los últimos años.
  Estas actividades incluyen: asesoramiento a empresas, desarrollos de kits de diagnóstico clínicos y productos para la industria con valor agregado propio, programas con el sistema de salud municipal y provincial para vigilancia de resistencia a antibióticos, programas de entrenamiento de profesionales de la salud, convenios, y más recientemente la participación activa de investigadores del instituto en empresas de base tecnológica.

Semana Nacional del Emprendedor Tecnológico

El emprendedor argentino en la actualidad y principalmente los jóvenes buscan tomar distancia de la estructura de grandes corporaciones y jefes ampliando sus posibilidades al vincularse con otros con su mismo ímpetu y apoyándose en la información y herramientas disponibles.
  El objetivo de la III Semana Nacional del Emprendedor Tecnológico, promovida por el Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva, que comienza mañana en IBR,
está destinado a los principales actores del sistema científico-tecnológico, empresas y organizaciones del sector productivo argentino.
  La intención es facilitar la incorporación de herramientas y habilidades para el desarrollo de negocios de base científica y tecnológica. Asimismo, promueve la incorporación de procesos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) y de transferencia del conocimiento en los procesos productivos.

 

Comentarios