La ciudad
Lunes 03 de Octubre de 2016

Rosario se prepara para recibir 70 mil mujeres en un gran encuentro nacional

Delegaciones de todo el país revolucionarán la fisonomía urbana del 8 al 11 de octubre. Habrá debate, una gran marcha y fuerte movida cultural

Ningún gran tema promete quedar afuera del 31er. Encuentro Nacional de Mujeres, que por tercera vez tendrá a Rosario como sede del 8 al 11 de octubre próximo. De sus 69 talleres participarán esta vez entre 65 y 70 mil inscriptas, llegadas desde Tierra del fuego a Jujuy, para quienes las organizadoras del evento siguen afanosamente buscando alojamiento (ver aparte) porque la plaza hotelera "ya está colmada desde hace un mes". En paralelo a los debates, habrá una fuerte movida cultural y el domingo de ese fin de semana largo se hará una marcha multitudinaria con la consigna de defender los derechos de las mujeres y visibilizar los fallos judiciales que los vulneran. Entre ellos, el que hace pocos días condenó a nueve años de prisión a Yamila, la joven madre que tuvo un parto en avalancha y fue acusada de matar a su bebé. "La ciudad va a cambiar su fisonomía: las calles, frecuentemente hostiles, van a ser nuestras", aseguró una integrante de la comisión organizadora y referente de la agrupación Mala Junta, Majo Gerez.

No es la primera vez que Rosario será sede de un encuentro de mujeres: ya lo fue en 1989 y 2003, dos años signados por crisis económica.

Ahora, nuevamente, sostiene Gerez, el escenario socioeconómico en el que se desarrollará el evento viene también cargado de señales de alarma, con "desempleo creciente, ajustes, tarifazos", donde "las mujeres siempre aparecen como las más afectadas", en un fenómeno que se conoce como "feminización de la pobreza".

Paradójicamente, ese contexto jugará a la vez a favor y en contra del encuentro. Por un lado, alentará la presencia de mujeres que luchan en contextos ásperos; por otro, dificultará afrontar un presupuesto estimado en 4 millones de pesos (en traslado, alojamiento, comida, actividad cultural).

Conscientes de ese marco, las organizadoras del evento trabajan contrarreloj para duplicar las 30 mil plazas ya disponibles para el alojamiento al que están contribuyendo, aparte de las 10 mil camas comerciales que tiene la ciudad, unas 150 instituciones de la ciudad, entre ellas gran cantidad de escuelas gracias a un convenio firmado con el Ministerio de Educación provincial.

La directora del departamento técnico del Ente Turístico Rosario (Etur), Analía Hernández, confirmó que el último relevamiento realizado por la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica y Afines de Rosario arrojó una "capacidad realmente colmada" para ese fin de semana largo, más allá de que algunos hoteles reservan un pequeño porcentaje para la venta al mostrador.

De todos modos, según Gerez habrá también casas particulares que albergarán mujeres. Aun así falta garantizar mucho lugar. "Es que a partir del piso de 60 mil que participaron del encuentro del año pasado, calculamos que esta vez llegaremos a ser de 65 mil a 70 mil", afirma.

En base a experiencia previa, se cree que de ese total una buena parte se inscribirá directamente el primer día en las carpas que la organización montará frente al Monumento a la Bandera. Por eso, piden que las rosarinas se acrediten el día antes del inicio, el viernes próximo, de 16 a 19, en el galpón 17.

Fin de semana largo. A grandes líneas, el programa del encuentro se desarrollará entre el 8 a la mañana y el 11 al mediodía (feriado nacional).

La apertura se hará el sábado en el Monumento a la Bandera. Ese día y el domingo serán jornadas de debate en 69 talleres sobre problemáticas muy diversas, siempre desde una perspectiva de género: (Mujeres y) crisis mundial, migraciones, deuda externa, sexualidades, aborto, relaciones de pareja, religiones, activismo, políticas del cuerpo, familias, maternidades, derechos sexuales y reproductivos, pérdida de hijos, adicciones, salud mental, lucha contra las drogas y el narcotráfico, violencia y maltratos, femicidios, trata y trabajo sexual, poder judicial, cárceles, entre otros.

El domingo habrá otras dos grandes convocatorias: una marcha que promete recorrer enclaves emblemáticos de la ciudad, tanto para la defensa como la conculcación de derechos, y una peña cuyo escenario aún no está confirmado.

El lunes por la mañana será el cierre, también en el Monumento, donde se elaborarán conclusiones y se proclamará "por aplausómetro" la sede 2017. "Nadie va a poder ignorar lo que estará pasando en Rosario. Esos días cambiará la fisonomía de la ciudad", adelantó Gerez, para asegurar que "las calles, frecuentemente hostiles, van a ser nuestras".

Desde el Etur también arriesgaron que la movida será "muy importante" y de fuerte impacto sobre los rubros ligados al turismo. "Hay muy buenas perspectivas", sostuvo Hernández. Y recordó que, además del Encuentro de Mujeres, ese mismo fin de semana largo habrá otro par de eventos en Rosario: uno de mujeres bautistas y otro de jóvenes emprendedores.

Comentarios