Ovación
Domingo 30 de Octubre de 2016

Rosario pagó caro el precio de los errores

El equipo del Ñandú cayó 41 a 36 ante Córdoba en el Campeonato Argentino. Mal debut.

En un torneo tan corto como lo es este Campeonato Argentino, la importancia de sumar es superlativa. Por eso las licencias están casi prohibidas y los errores se pagan caro. Rosario sufrió este precepto en carne propia. En un partido muy parejo, se equivocó en el momento menos oportuno y cayó ante Córdoba por 41-36 en la apertura del Campeonato Argentino "Angel Papuchi Guastella".

Los primeros 10' fueron muy disputados, sin un claro dominador de las acciones, con dos equipos que intentaron avanzar pero que no pudieron superar a las defensas. Rosario tuvo la primera chance de desnivelar a los 6' con un penal de Nazareno Valentini, pero el envío se fue desviado. En ese sentido, Córdoba fue más efectivo. Cuando parecía que Rosario podía herirlo, de un line orquestó la primera jugada de peligro que terminó en try bajo los palos. Fue un golpe duro. El reposicionamiento defensivo volvió a ser deficitario (como lo fue en el último amistoso ante Los Pumitas) y Córdoba supo aprovechar eso. El segundo try es una muestra clara de eso.

Rosario descontó minutos más tarde con un try de Prieto. Tras un line en el que Rosario perdió la pelota, tras un cacheteo del segunda línea cordobés, la fortuna le hizo un guiño ya que el medioscrum de los Dogos no logró controlar la pelota y el hooker de Rosario, atento, logró apoyar y señalar el descuento. Rosario estaba vivo.

El partido se hizo parejo, más allá de que Rosario jugó con un hombre de más 20 minutos. Ahí no pudo marcar la diferencia porque utilizaba mucha gente en los rucks y no le quedaba nadie afuera para seguir la jugada, lo que le permitía a la defensa local poder armarse. Otro de los problemas de Rosario fue en el line, formación a la que nunca le encontró la vuelta. Hasta perdió varias pelotas en la hilera en situación de ataque, que de haber sido bien utilizadas se podrían haber transformado en puntos. Aún así nunca perdió el deseo de atacar y tuvo su premio. Valentini habilitó a Rapuzzi, quien aguantó de pie la presión de tres cordobeses y habilitó a Speziali, quien libre de marcas, apoyó bajo los palos y permitió que Rosario, por primera vez en el partido, pasara al frente en el final del primer tiempo. En el complemento Córdoba salió decidido a dar vuelta la historia. Se metió en campo rival y se fue con puntos. Después de dos scrum con problemas, Altobelli sancionó un try penal con el que el local volvió a tomar las riendas. Araujo descontó luego con un penal y Rosario se puso a tiro. El equipo del Ñandú se animó, pero le faltó punch para pegar la estocadal. Un nuevo penal estableció la igualdad, pero el esfuerzo cayó en saco roto a la siguiente jugada, cuando los Dogos aprovecharon un quedo de la defensa rosarina. Lejos de sentir el golpe Rosario sacó a relucir su amor propio. Jaef, en una jugada personal, se llevó puesto todo lo que se le puso adelante y llegó al try. Parecía que el partido estaba para cualquiera. Pero las imprecisiones resultaron decisivas y Rosario se quedó con las manos vacías.

Comentarios