La ciudad
Martes 25 de Octubre de 2016

Rosario no negociará aumento de salarios con los municipales

El secretario de Gobierno municipal, Gustavo Leone, consideró "irresponsable generar expectativas" y llevó el diálogo a 2017.

La Municipalidad de Rosario fijó su postura en relación al plan de lucha que impulsa la Federación Santafesina de Trabajadores Municipales (Festram) para reabrir la paritaria del sector. En el reclamo ya están lanzados dos días consecutivos de paro que se realizarán (aún no se conoce la fecha exacta) entre el 7 y el 11 de noviembre. "Resulta irresponsable generar expectativas en la coyuntura vigente. No tenemos ni recursos ni posibilidades reales de ajustar los salarios municipales", cortó en seco el secretario de Gobierno municipal, Gustavo Leone.

Tras la obtención del 33 por ciento de recomposición de sus haberes, los municipales quieren cerrar el 2016 con otra suba que compense los efectos inflacionarios en un contexto donde la Nación otorgará un bono para sus empleados de remuneraciones más bajas; y el sector privado quedará librado a fijar sus propias pautas.

En su edición de ayer, la Festram justificó su pedido de reapertura fundado en los incrementos que cada municipio y comuna había recibido de la Casa Gris en concepto de fondos coparticipables. "La brecha entre el incremento de los recursos de coparticipación frente al incremento de salario pactado en 2016 es de 19,33 por ciento, lo que constituye la diferencia más alta a favor de las economías municipales y comunales desde la recuperación de las paritarias del sector en 2008", expresa el documento y recuerda que en el presupuesto 2017 se fijó una suba del 40,9 por ciento a las comunas.

Cuando LaCapital consultó en su edición de ayer al titular de Festram, Claudio Leoni, el gremialista emplazó a los funcionarios de Rosario y Santa Fe a que se pronuncien el respecto.

El pedido no se hizo esperar. "Es irresponsable generar expectativas sobre incremento de salarios municipales en la coyuntura vigente. No tenemos ni recursos ni posibilidades reales de ajustar los salarios municipales. Hacemos grandes esfuerzos para garantizar que cada empleado y cada jubilado cobren sus haberes con los aumentos pautados para este año", sentenció Leone.

Arcas complicadas. El Palacio de los Leones se sumó a la prédica de intendencias y comunas que basan su rechazo a un nuevo aumento salarial en base a la situación financiera que atraviesan. Entre otras variables, entre las que se destaca el alerta por la caída en la construcción y la actividad industrial, en Hacienda se analiza con preocupación una caída del Derecho de Registro e Inspección (la alícuota municipal que se percibe de acuerdo a la facturación de los comercios habilitados) de un 2,3 por ciento acumulado a agosto.

"Ya el paro de 24 horas (del 20 de octubre pasado) fue intempestivo y ahora anuncian otras 48 horas para noviembre cuando hemos hecho un gran esfuerzo para dar un 33 por ciento remunerativo al personal. Le hacen un paro al eslabón más bajo del Estado. Nos asombra bastante que seamos los primeros en recibir un paro y que se nos instale una segunda medida", consideró Leone y remarcó: "Parece una muestra de disconformidad hacia la CGT".

Días atrás, el titular de sindicato de los municipales de Rosario, Antonio Ratner había considerado que "el gobierno provincial adhirió a una política nacional de no reabrir paritarias. Después, con la idea de un bono de fin de año que el gobierno nacional discutía con el triunvirato de la CGT, la Nación le soltó la mano a las provincias. Hoy estamos completamente indefensos frente a los distintos gobiernos", había señalado.

Leone volvió ayer a la carga. "Es un paro intempestivo, injustificable en el marco de la realidad nacional, provincial y local. Uno entiende las necesidades, pero hay que ser serios con las expectativas y resulta inviable de poder satisfacer. No podemos sentarnos en el marco de la paritaria para acordar un incremento de nada. Y si de bonos se trata, habrá que analizar si se consiguen recursos de otros niveles de gobierno", amplió el funcionario.

Para el secretario de Gobierno el diálogo con los municipales no está cerrado, y en este ámbito se discuten otros temas colaterales al salarial.

Para marcar los plazos, el titular de la cartera política de la intendenta Mónica Fein pidió un "gesto" a la Festram y destacó que las conversaciones que aborden una eventual suba salarial de los municipales "se darán recién en el primer trimestre de 2017, como seguramente pasará con otros niveles del Estado. Se debe entender que hasta fin de año estamos con mucho esfuerzo presupuestario abocado a políticas sociales y a sostener servicios sociales básicos para prestaciones todos los días", puntualizó Leone.

Comentarios